Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Organizaciones de familia, entre el optimismo y la precaución por la reducción de los divorcios en 2015

El Foro de la Familia y el Instituto de Política Familiar (IPF) basculan entre el "optimismo" y una interpretación más cauta de la reducción del número de divorcios en España durante 2015 que reflejan los datos del INE: un 4,2% menos, hasta situarse en las 96.562 rupturas.
En el caso del Instituto de Política Familiar, su presidente, Eduardo Hertfelder, cree que la reducción de los divorcios "se veía venir" pero que se trata de una cuestión "estrictamente coyuntural".
"Es una consecuencia que en estos momentos se está viendo por la disminución de la inmigración. Hay menos población y por lo tanto menos divorcios. La otra causa es que ha bajado el número de matrimonios. Se han casado mucho menos matrimonios en los últimos diez años, por lo que ha habido menos potencial de divorcios", ha indicado.
Para el presidente del IPF, no se puede atribuir la reducción del número de divorcios a "unas buenas leyes o a condiciones favorables a la estabilidad familiar" sino meramente a la disminución de la población y al menor número de matrimonios.
De hecho, critica que pese a que el divorcio es "la principal amenaza para las familias", con casi 100 rupturas anuales, "no ha habido por parte de las administraciones ningún plan de ayuda a la estabilidad familiar".
"La UE ha instado desde los años 80 a la creación de Centros la Integración Familiar para ayudar a las parejas a superar las crisis cuando se produzcan. En España nunca se han implementado. Se han implementado centros para amortiguar los efectos de los divorcios, no para aplicar medidas preventivas", ha lamentado.
EL FORO DE LA FAMILIA, "OPTIMISTA"
El presidente del Foro de la Familia, Mariano Calabuig, difiere en la interpretación de los datos y cree, como matemático, que la reducción del número rupturas no se corresponde con la del número de matrimonios, sino que la primera representa un porcentaje mayor que esta. "Quiero ser optimista", ha subrayado.
A su juicio, una posible causa de la reducción podría ser que las parejas se han dado cuenta de que "el divorcio, que lo han pintado tan bonito, no es la panacea" sino "un infierno".
"El matrimonio es muy difícil y hay que tirar para delante. Yo llevo 40 años casado y no ha sido un mar de rosas. Quiero pensar que la gente ya no se tira rápidamente al divorcio", ha indicado.
Además, ha recordado el papel que han representado las familias durante la crisis económica, especialmente para las parejas más jóvenes, como apoyo frente a las dificultades económicas. "Es posible que también se deba a la situación económica", ha señalado.
Calabuig ha advertido que, en todo caso, las cifras aportadas por el INE "son incompletas" porque tienen en cuenta únicamente aquellas parejas cuya relación está regularizada de alguna forma, civil o religiosa, y no la totalidad de los nucleos familiares.
En este sentido, ha apuntado también que antes de extraer conclusiones sería necesario esperar algunos años más para ver si se consolida una tendencia o la reducción de los divorcios se debe a factores coyunturales y pasajeros. "Quiero ser optimista", ha reiterado.