Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gran maestre de la Orden de Malta presenta su dimisión tras reunirse con el Papa

El Papa ha aceptado este miércoles 25 de enero la dimisión del gran maestre de la Orden de Malta, Matthew Festing, que presentó su renuncia un día antes, tras reunirse con el Pontífice, según ha informado el Vaticano.
Francisco ha manifestado "aprecio y reconocimiento" por los sentimientos de lealtad" hacia el sucesor de Pedro y por la disponibilidad para "servir humildemente al bien de la Orden y de la Iglesia".
Tras la renuncia, el gobierno de la Orden, una de la instituciones cristianas más antiguas, será asumido de forma interina por el gran comendador hasta que sea nombrado un delegado pontificio.
CARGO VITALICIO
Esta renuncia, de un cargo que en principio era vitalicio, se produce tras la polémica surgida por la destitución tras el cese del gran canciller, Albrecht Freiherr von Boeselager, a mediados del pasado mes de diciembre, al parecer, por no impedir la distribución de preservativos en un dispensario de la Orden en Birmania, destinados a las poblaciones de riesgo como prostitutas.
Tras esta destitución, la Santa Sede designó el 21 de diciembre a cinco miembros para investigar la crisis en la dirección de la orden, que se opuso a esta investigación aludiendo a su soberanía y afirmando que la salida del alemán era una cuestión interna. El gran maestre llegó a poner en cuestión la elección de los investigadores.
La Santa Sede reaccionó la pasada semana reiterando su confianza en la comisión designada por el Pontífice. En su escrito, el Vaticano rechazaba, "de acuerdo con los documentos" en su posesión, "cualquier intento de desacreditar" a los miembros de este grupo y a su labor.
Asimismo, subrayaba su confianza en la "plena cooperación de todos" en esta fase "tan delicada" y esperaba el informe de dicho grupo para adoptar, en el ámbito de su competencia, las medidas "más oportunas para el bien de la Orden Soberana y Militar de Malta y de la Iglesia".
"La Santa Sede desea reiterar su apoyo y su aliento a la encomiable labor que la Orden realiza en diversas partes del mundo en cumplimiento de los fines de la Orden: la 'tuitio fidei' (defensa de la fe) y el 'Obsequium pauperum' (el servicio a los pobres, a los enfermos y a las personas más vulnerables)", señalaba.