Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vicario auxiliar del Opus Dei destaca el "corazón grande" de monseñor Echevarría en su funeral en Roma

El vicario auxiliar del Opus Dei, monseñor Fernando Ocáriz, ha destacado que el Prelado del Opus Dei, Javier Echevarría, fallecido este lunes 12 de diciembre en Roma, fue un hombre "de corazón grande", durante la misa de funeral celebrada este jueves en Roma.
"Siguiendo el ejemplo y las enseñanzas de san Josemaría, Javier Echevarría fue un hombre de corazón grande, capaz tanto de perdonar como de pedir perdón", ha señalado durante la homilía.
Así, ha destacado que tuvo que hacer frente al "desafío" de ser sucesor de dos santos, en referencia san José Maria y al beato Álvaro del Portillo. "Estaba convencido de no estar a la altura", ha señalado Ocáriz. También ha enfatizado su "fuerza espiritual y su valentía" para ir hacia delante, "sin perder nunca la esperanza" porque, según ha señalado, "era uno de estos pequeños a quienes el Señor ha revelado el misterio de su amor".
Por otro lado, ha descrito cómo, durante más de 60 años, "mientras se revestía con la casulla para celebrar los santos ministerios, le gustaba rezar con el corazón aquella oración de la Iglesia que recuerda la dulzura del yugo del Señor".
"En un mismo momento se ponía a rezar e invitaba a rezar a los que le rodeaban. Un viaje del Papa, por la paz en Siria, por las víctimas de las calamidades naturales, por los refugiados, por los desempleados, y por los enfermos por quienes ha tenido siempre una predilección particular", ha recalcado en otro momento de la homilía.
Ocáriz también ha hecho hincapié en que su pensamiento y deseo más ardiente fue el de "ayudar" a quienes habían pasado a ser "sus hijos e hijas espirituales, a buscar verdaderamente la santidad que Dios desea darnos".
En la ceremonia han participado el cardenal español, Julián Herranz; el Prefecto del Tribunal Supremo se la Signatura Apostólica, cardenal francés, Dominique Mamberti; cardenal italiano, Francesco Monterisi; Prefecto de la Secretaria económica de la Santa Sede, cardenal australiano, George Pell; Prefecto emérito de la Congregación para los Obispos y presidente emérito de la Pontificia Comisión para América Latina, Giovanni Battista Re; Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Robert Sarah; Presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso de la Curia romana, Jean-Louis Tauran y el cardenal de Estados Unidos, James F. Stafford.
La misa de funeral ha tenido lugar en la Iglesia de San Eugenio de Roma, una iglesia de la ciudad de Roma encomendada por el Papa al cuidado de sacerdotes del Opus Dei en 1981.
La ceremonia ha sido concelebrada por el vicario general, el argentino Mons. Mariano Fazio, Mons. José Javier Marcos, Mons. Guillaume Derville (de la curia prelaticia en Roma), el delegado de la Prelatura para Camerún, Costa de Marfil y Congo, don José Velaz, y los vicarios regionales del Opus Dei en Italia, Matteo Fabri, España, Ramón Herrando, India y Sri Lanka, Albert Marianetti, así como don José Andrés Carvajal, que acompañaba habitualmente al prelado y al vicario auxiliar en Roma y en sus visitas pastorales por todo el mundo.
Monseñor Echevarría fue enterrado este miércoles en una ceremonia privada a la que acudieron los más íntimos en la cripta de Santa María de la Paz, iglesia prelaticia del Opus Dei en Roma donde también fue sepelido el Beato Álvaro del Portillo (1914-1994), Obispo y primer sucesor de San Josemaría al frente del Opus Dei. En esa misma cripta está enterrada Carmen Escrivá, hermana del fundadorla primera numeraria auxiliar del Opus Dei, Dora del Hoyo.