Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obligan a madres a sacarse leche para justificar su reducción de jornada

El contacto entre madre y bebé en la sala de partos resulta en mayor éxito en la lactanciacuatro.com

Dos enfermeras de la ciudad portuguesa de Oporto han denunciado que médicos ocupacionales les obligaron a sacarse leche en su presencia para justificar la reducción de jornada, unos hechos que han provocado una polémica política en Portugal.

Las enfermeras, que trabajan en el Hospital de San Antonio y en el Hospital de San Juan, se quejaron por lo ocurrido ante distintas instancias oficiales, obteniendo como única respuesta que si vuelve a ocurrir, se nieguen a sacarse leche.
La legislación portuguesa obliga a las mujeres que amamantan a sus bebés a entregar todos los meses una declaración médica a partir de que su hijo cumple un año para mantener las dos horas de reducción de jornada laboral. Sin embargo, no obliga a las madres a "demostrar a chorros" que mantienen la lactancia, ha argumentado una de las enfermeras y madres afectadas, Maria dos Anjos Teixeira, de 34 años, en declaraciones al diario portugués 'Público'.
Teixeira accedió sin embargo a sacarse leche en una consulta el pasado mes de febrero a la que fue citada "para comprobar la salud" de la madre.
Una segunda enfermera, que no ha querido ser indentificada, también ha revelado haber sido sometida a esta "prueba" en marzo tras ser convocada por un médico ocupacional del Hospital de San Juan de Oporto formalmente para hacer un seguimiento del programa de vacunas. Además de la vacuna del tétanos, le pidieron hacer la "prueba de evidencia de leche".
"Desgraciadamente hay mucha gente que abusa" de la reducción de jornada, le argumentaron, y se escudaron en un "protocolo del hospital". Si rechazaba, perdería inmediatamente la reducción de jornada por lactancia. Acedió porque la tomaron "por sorpresa", "pero después me sentí completamente violada". "Esto no es ético, es humillante", ha declarado.
"Se presiona a las embarazadas para que reduzcan el permiso de maternidad, a las lactantes para que renuncien a las horas de lactancia", ha argumentado.
Desde el Partido Comunista de Portugal y el Bloque de Izquierda ya han preguntado al Gobierno por esta cuestión. "Parece increíble. Es profundamente discriminatorio, un comportamiento inaceptable. El PCP va a preguntar al Gobierno en la Asamble Nacional", ha apuntado el diputado comunista Jorge Machado.
Para el Bloque, "es urgente que el ministro de Sanidad aclare lo ocurrido y dé garantías de que no se repetirá", según ha declarado Catarina Martins.