Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oncólogos radioterápicos piden que España incorpore la protonterapia ya que es menos agresiva contra el cáncer infantil

La Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) defiende la necesidad de que España comience a poner en marcha unidades de protonterapia para el tratamiento del cáncer infantil tras haberse constatado que esta técnica es segura y menos agresiva para estos pacientes.
En concreto, esta terapia es un tipo de radioterapia externa que utiliza protones en lugar de fotones, que gracias a una distribución dosimétrica peculiar permiten que una mayor proporción de tejidos y órganos sanos reciban una menor dosis de radioterapia.
Este aspecto, según José Javier Aristu, miembro de SEOR, es clave en niños ya que "son más vulnerables a padecer los efectos adversos tardíos en formas de alteraciones del crecimiento y desarrollo, alteraciones neurocognitivas y neuroendocrinas e inducción de segundos tumores".
Además, la técnica y la forma de administrar el tratamiento no difiere sustancialmente con las técnicas de irradiación externa actuales aunque el coste de una unidad de protones es 10 veces más respecto a los aceleradores lineales de fotones.
El especialista de SEOR reconoce que ya hay dos o tres instituciones en España que están en una fase bastante avanzada de estudio para la instalación de estas unidades, que confía en que en 2020 haya ya alguna en funcionamiento.
Las innovaciones diagnósticas y terapéuticas incorporadas en la última década contra el cáncer infantil ya han supuesto un avance importante para la curación de estos niños, "haciendo los tratamientos menos tóxicos, más seguros y eficaces", según Aristu.
El cáncer infantil más frecuente en niño es la leucemia, que cuenta con el 30% de los diagnósticos, y en el caso de tumores sólidos los más frecuentes son los originados en el sistema nervioso central (25%). En lo que respecta a su incidencia, cada año en España se diagnostican 1.100 nuevos casos de cáncer infantil.
El portavoz de SEOR en la materia ha incidido en que el conocimiento de nuevos factores moleculares pronósticos y predictivos han hecho posible optimizar el tratamiento del cáncer infantil evitando tratamientos innecesarios o en su caso ajustar o intensificar la dosis del tratamiento.
Paralelamente con los avances observados en técnicas quirúrgicas y anestésicas para esta población de pacientes se han desarrollado nuevos fármacos dirigidos a dianas moleculares o fármacos inmunomoduladoras que están siendo testados en múltiples ensayos clínicos de pacientes pediátricos con cáncer.