Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Oficina Nacional de la Caza considera "irresponsable" paralizar los controles poblacionales de cabras en Guadarrama

La Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural (ONC) considera una irresponsabilidad que se hayan paralizado los controles poblacionales de cabras montesas en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.
Según informa la institución, los controles que se estaban llevando a cabo hasta la fecha se pusieron en marcha para paliar posibles problemas sanitarios derivados del exceso de población de cabras en el parque.
La ONC califica de "lamentable" que una organización animalista, en este caso PACMA, "haya puesto sus intereses personales por delante de los intereses generales del conjunto de los sectores, olvidando los perjuicios que esta decisión puede tener en toda la zona a muy corto plazo".
En este sentido, señalan que la población de cabra montesa está "totalmente descontrolada" en ese parque, con un censo superior a los 2.400 ejemplares en constante crecimiento ante la ausencia de depredadores.
Asimismo, indican que esta situación está causando "serios problemas" a ganaderos de la zona, cuyas reses son finalmente sacrificadas por el contagio de enfermedades como la sarna y la tuberculosis bovina, tal y como ha puesto de manifiesto recientemente la Unión de Agricultores, Ganaderos y Silvicultores de la Comunidad de Madrid (UGAMA).
Por todo ello, la ONC explica que a medio plazo esta situación podría afectar también al ser humano. Asimismo, subraya que está en riesgo la supervivencia de muchas especies de flora propias del Parque Nacional de Guadarrama, que serán "incapaces de soportar la presión actual".
La institución señala que "todo esto convierte en una gran irresponsabilidad la postura de PACMA, que con una supuesta protección de la cabra está poniendo en peligro a otras especies animales, al ser humano y al propio futuro del Parque Nacional".
Así, la ONC se ha sumado a la Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos (UGAMA) y ha pedido que se actúe de forma contundente desde todas las instancias para retomar esos controles poblacionales de cabras montesas lo antes posible para que la zona tenga una" densidad adecuada".
Con esta iniciativa, se pretende evitar los riesgos sanitarios y de equilibrio ecológico que conlleva el mantenimiento de la situación actual, como asegura la ONC.