Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obispos, aliviados con la formación de Gobierno pero con "reservas", invitan a una "catarsis" contra la corrupción

El cardenal arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, ha asegurado que la formación del nuevo Gobierno ha significado "un alivio" aunque con "reservas" y ha invitado a la sociedad a una "catarsis", es decir, a una purificación y regeneración moral, contra males como la corrupción.
Así lo ha indicado Blázquez este lunes 21 de noviembre durante su discurso inaugural en la CVIII reunión de la Asamblea Plenaria de la CEE, que reunirá a todos los obispos españoles hasta el próximo viernes en Madrid. Al comienzo de su intervención ha felicitado al nuevo cardenal Carlos Osoro, que aún se encuentra en Roma, y ha recordado que este martes los Reyes visitarán la CEE.
"La puesta en marcha del nuevo Gobierno de España, después de tantos meses de estar bloqueada su formación y disminuida la actividad pública, ha significado para la sociedad en conjunto un alivio, con las reservas comprensibles. Pedimos a Dios que acierten en el cumplimiento de la responsabilidad que han asumido para la gestión del bien común", ha deseado.
De esta forma, ha señalado que se abre un horizonte de esperanza pero para lograrlo, ha propuesto a la sociedad someterse a una "catarsis" para combatir la corrupción "con tantas personas implicadas". "En la situación actual debemos llevar a cabo una catarsis, una purificación profunda de actitudes y un cambio de conducta moral. La corrupción con tantas personas implicadas y diversos focos de contaminación ha degradado el servicio público", ha advertido.
Según ha precisado, han trascendido a la opinión pública hechos de corrupción, al tiempo que miles de personas perdían su puesto de trabajo y ha puntualizado que "la falta de honradez causa irritación". Por ello, considera imprescindible una regeneración ética.
MOTIVOS DE HUMILLACIÓN Y GLORIA
Además, ha precisado que para mirar al futuro con esperanza no se puede olvidar el pasado porque, a su juicio, en la historia de España "hay motivos para la humillación y la gloria", cosas que "corregir" y otras muchas de las que "sentirse legítimamente orgullosos para avanzar con la cabeza alta". "España ha dejado una huella profunda en la historia de la humanidad", ha afirmado.
El presidente de la CEE ha apelado al diálogo frente a los "gritos" para que los políticos velen por el bien común de la sociedad española y lleven a cabo "reformas importantes y proyectos fundamentales en que todos deberían converger". El diálogo, según ha recordado, supone hablar con libertad y escuchar con respeto buscando entre todos el acuerdo.
En este sentido, ha añadido que la pluralidad ha de ser "colaboradora y no disgregadora" para no romper la unidad y garantizar el respeto a las diversidades y ha puesto como ejemplo la Transición que, aunque deba ser "constantemente enriquecida", fue "un éxito en conjunto".
Asimismo, Blázquez ha pedido a la sociedad que no ceda al derrotismo y que tenga paciencia. "Es una tentación pensar que no tenemos remedio. A hechos inéditos, respuestas renovadas", ha subrayado.
EXCLUIR A DIOS DAÑA
De parte de todos los obispos ha enviado un mensaje de "persuasión honda" para creer en Dios de tal forma que sea el cimiento de la regeneración moral, la concordia y el trabajo conjunto de los grupos sociales.
"No bastan los resortes de una sociedad moderna para vivir éticamente, si no obedecemos a la conciencia moral bien formada. No es acertado decir que debe ser excluido Dios para que el hombre actúe con responsabilidad de adulto. Nos viene bien creer en Dios; y excluir a Dios nos daña", ha insistido.
Los obispos también han pedido que se respete la dignidad de la persona, la vida desde el nacimiento hasta la muerte natural, la educación "en la verdad y la libertad" y que se proteja a la familia.
"Sin trabajo y sin familia es difícil mirar al futuro con serenidad. La familia vence la soledad; es el recurso básico en las situaciones de enfermedad y desprotección social. Recordemos cómo en los años más agudos de la crisis ha sido la familia un recurso básico", ha enfatizado Blázquez.
PABLO VI FRENTE A LA DICTADURA
Con motivo del 50 aniversario de la CEE, los obispos han recordado durante este año al Papa Pablo VI que fue quien aprobó los Estatutos de la CEE. Blázquez se ha detenido en su figura para recordar que mantuvo "serias reservas" sobre la dictadura en España y que para él fue "penoso" que "se mezclara su desafección personal y cultural a un régimen no democrático con su amor al pueblo español, la estima de su historia católica y su obligación pastoral después de un concilio ecuménico".
"Hubo muchas incomprensiones, susceptibilidades, tergiversaciones, resistencias, y también aceptación leal y obediente de las decisiones de la superior autoridad eclesiástica con las que había escasa sintonía interior. Fueron años difíciles", ha reconocido el presidente de la CEE.
Durante la reunión de la Asamblea Plenaria, que se prolongará durante toda la semana, los obispos reflexionarán, entre otros temas, sobre la situación del clero en España, con la problemática del aumento de su edad media, así como la disminución de vocaciones, un hecho que, según indican, les obliga a intensificar su acción y cercanía a los sacerdotes y a garantizar una adecuada formación integral de los candidatos.
También estudiarán la situación de la vida contemplativa en España en lo que se refiere a cooperar en su promoción vocacional, como también en asegurarle mediante el Fondo Intermonacal la necesaria ayuda material cuando las circunstancias especiales de alguna comunidad contemplativa la precise. Por otro lado, analizarán la pastoral familiar en España.
LAS VOCACIONES DE BUENAS FAMILIAS
En este sentido, el nuncio del Papa en España, Renzo Fratini, ha destacado la importancia de que las familias sean "iglesias domésticas" porque "por lo general, las vocaciones salen de las buenas familias".
En cualquier caso, ha precisado que no ignoran, como dice el Papa, el "creciente intento, por parte de algunos, de redefinir la institución misma del matrimonio y la falta de apertura a la vida". Por ello, ha pedido no someterse al dictado de esta "cultura de lo provisorio" y ha instado a los sacerdotes a preparar a los jóvenes desde el noviazgo, que tomen conciencia de que el matrimonio "es para siempre", para garantizar el futuro de la familia.