Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONG Alianza por la Solidaridad exige una participación "significativa" de las mujeres en las cumbres de refugiados

La ONG Alianza por la Solidaridad se ha sumado a una iniciativa internacional apoyada por 42 organizaciones que reclama "una política global humanitaria" que considere "las amenazas concretas" a las que se enfrentan las mujeres y niñas migrantes y refugiadas, en la que piden que los Estados aseguren que las mujeres tengan "una participación significativa". Así lo pone de manifiesto la ONG con motivo de las dos cumbres de líderes mundiales sobre refugiados y migrantes que se llevarán a cabo este lunes 19 y martes 20 en las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.
Según datos de ACNUR, existen más de 65,3 millones de personas desplazadas en el mundo, de las que más de la mitad son mujeres y niñas. Según Alianza por la Solidaridad, las mujeres se enfrentan "a amenazas como son la trata, la violencia sexual y la violencia de género", frente a las cuales "están fracasando" los programas puestos en marcha en países como Turquía, Jordania, Líbano, Grecia o los Balcanes. Según una investigación realizada por la misma ONG, un tercio de las refugiadas sirias han sufrido violencia desde que salieron de su país "por el hecho de ser mujeres y que un 10% ha sido víctima de una agresión sexual".
Además, un estudio realizado por el Grupo de Trabajo Interinstitucional sobre Salud Reproductiva en Situaciones de Crisis (GTI) refleja que el acceso a la salud sexual y reproductiva de las mujeres desplazadas es "insuficiente" y que, pese a que ellas se organizan para asegurarse asistencia y protección, "su trabajo no tiene reflejo en las políticas globales". Por ello, en el comunicado firmado por las 42 ONG, exigen a los líderes mundiales que se "comprometan en las cumbres y más allá", con los "retos específicos" que requiere la atención a las necesidades de 32 millones de mujeres y niñas que huyen de sus lugares de origen.
En primer lugar, reclaman a los Estados que aseguren a todas las mujeres "una participación significativa en las cumbres sobre refugiados y desplazados", así como en el seguimiento posterior sobre sus resultados. Para ello, consideran "fundamental" que exista equilibrio de género entre los representantes elegidos. Inciden en que debe ponerse "especial énfasis" en la participación y el apoyo financiero "para las organizaciones locales de mujeres y para sus redes", tanto en las comunidades de acogida como en los colectivos que agrupan a las refugiadas.
Además, exigen que se implementen rutas de migración "legal y segura", aumentando las opciones de reagrupación familiar. Consideran "fundamental que se ponga fin a las detenciones arbitrarias de quienes solicitan asilo" y recuerdan que muchas mujeres se enfrentan a problemas desde el momento mismo del registro para su acogida "al no ser varones 'cabeza de familia'". Del mismo modo, apuntan que deberían destinarse más recursos a mejorar los sistemas de protección, en vez de hacerlo con los de disuasión de los desplazamientos.
Otro de los "hándicap detectados" por las ONG firmantes son las leyes de nacionalidad discriminatorias, que impiden que las mujeres y los hombres tengan igual derecho a conferir la nacionalidad a sus hijas e hijos y cónyuges, leyes que, según las ONG, "deben ser reformadas". La situación actual agrava la vulnerabilidad de mujeres y menores desplazados y "amenaza con crear una nueva generación de apátridas".
Las ONG firmantes exigen a los Estados la mejora del acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, "que ayudan a salvar muchas vidas durante la migración y el desplazamiento". Respecto a la violencia de género, "que aumenta en situaciones de crisis", señalan la importancia de proteger a todas las desplazadas, tanto en su viaje como en su destino, para lo que los Estados deben exigir que cada respuesta humanitaria incluya directrices para la prevención y respuesta a la violencia de género "de forma tan estándar como lo es dar cobijo o alimento", concluyen.
Por último, destacan la importancia de ampliar las oportunidades de empleo legal y seguro de las refugiadas porque "sin empleo aumenta el riesgo de matrimonio infantil o de una la transacción sexual", así como asegurar "que todas las niñas refugiadas y migrantes tienen acceso a una educación de calidad, segura e inclusiva, algo que ahora no ocurre".