Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Nuncio de la Santa Sede traslada al Rey su apoyo a la unidad de España

El representante del Vaticano en España, Renzo Fratini, ha trasladado este jueves al Rey su apoyo a la unidad de España y a los valores plasmados en la Constitución, en el discurso que ha pronunciado en la tradicional recepción al cuerpo diplomático acreditado en nuestro país.
Hasta en tres ocasiones el Nuncio de la Santa Sente, Renzo Fratini, ha pronunciado la palabra "unidad" en su alocución, que pretendía ser una respuesta a la intervención anterior que les ha dirigido Felipe VI, quien ha garantizado que España afrontará los numerosos retos que presenta la legislatura recién iniciada como una "nación orgullosa de su pasado" y con proyección de futuro.
Fratini, que como decano del cuerpo diplomático ejerce de portavoz en esta ceremonia, ha trasladado su "apoyo al Rey" en su tarea de defender "el respeto de los valores constitucionales y reglas comunes e inclusivas que permiten ser y sentirse español a quienes pueden tener sentimientos y sensibilidades diversas".
Ante ello, ha destacado, el Rey tiene que ejercer una "imprescindible misión de árbitro", junto con la "misión de hacer presente a todos la identidad común específica de España". "Para esto es imprescindible la solidaridad entre todos y la participación en el diálogo con miras al bien común", ha proseguido.
Fratini ha saludado la superación del bloqueo político en España y ha elogiado "la determinación del pueblo español de salir adelante con el trabajo sacrificado".
NO RENUNCIAR AL OPTIMISMO
Y ha hecho una petición al país, "que no renuncie a su altura de miras", pues esta actitud aporta "esperanza" para el futuro. En este sentido, le ha dicho al Rey que les alegra escucharle hablar con "optimismo" de su país y del "talento" de sus gentes.
Fratini ha indicado que la comunidad internacional desea que España prosiga su recuperación económica, reforzando la cohesión social, y ha hecho un llamamiento para no permanecer impasibles ante las víctimas de las guerras, los refugiados.
España es uno de los muchos países en los que el decano del cuerpo diplomático no es aquel que tiene más antigüedad, sino el Nuncio de la Santa Sede. Se evita así que se dé la circunstancia de que ejerza como decano el embajador de un país con el que no se mantengan las mejores relaciones.
El decano representa al cuerpo diplomático acreditado en España y como tal ocupa siempre el primer lugar de precedencia entre los
jefes de Misión en ceremonias y actos.