Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuevos datos refuerzan la eficacia a largo plazo de 'Tecfidera' (Biogen) para la esclerosis múltiple

Un estudio comparativo ha confirmado los efectos positivos del tratamiento con dimetilfumarato, comercializado como 'Tecfidera' por Biogen, y sus efectividad a largo plazo frente a otras terapias para la esclerosis múltiple remitente-recurrente, según los datos presentados en el congreso internacional 'ECTRIMS 2016' celebrado en Londres (Reino Unido).
Los datos de eficacia provienen de un registro global en el que se compararon los datos en 415 pacientes en los que se usó este fármaco y otros también empleados contra esta enfermedad, como el fingolimod, la teriflunomida, el interferon B o el acetato de glatirámero.
De este modo, vieron como el tratamiento con dimetilfumarato mostraba un beneficio estadísticamente significativo en el tiempo a padecer un brote frente a teriflunomida (34%), por encima del interferón B (26%) o el acetato de glatirámero (28%) y similar al conseguido con fingolimod.
"Podemos confirmar que la administración de dimetilfumarato aporta seguridad y eficacia mantenida a largo plazo, como demuestran los resultados obtenidos tras siete años de estudio, lo que revierte positivamente en la calidad de vida del paciente", ha destacado Guillermo Izquierdo, director de la Unidad de Esclerosis múltiple del Hospital Virgen Macarena de Sevilla.
Asimismo, un segundo análisis realizado a partir de tres estudios mostró una reducción de la tasa anualizada de brotes y la progresión de la discapacidad confirmada a las 24 semanas en los pacientes tratados con dimetilfumarato durante 7 años.
En ese periodo de seguimiento, los pacientes que recibieron de forma continuada este tratamiento presentaron un riesgo más bajo de progresión de discapacidad confirmada a las 24 semanas comparado con los que recibieron un tratamiento de liberación retardada. Además, mostró un perfil de seguridad bien caracterizado y consolidado.