Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños aprenden a desarrollar su sentido del humor imitando a sus padres

Los niños aprenden a desarrollar su sentido del humor imitando a sus padrescuatro.com

Los niños comienzan reconocer los comportamientos claramente graciosos, como a sus padres jugando como un peluche, desde alrededor de los 18 meses. Sin embargo, las bromas que son más complicadas de distinguir del comportamiento normal son confundidas con errores hasta los dos o tres años de vida. Esta es una de las conclusiones que ha extraído un equipo de psicólogos de la Universidad de Cardiff en su último proyecto de investigación.

Los padres juegan un papel fundamental a la hora de enseñar a sus hijos a diferenciar las bromas de los errores hablando en un tono diferente cuando pretenden que un hecho normal resulte cómico a los peques.
Meredith Gattis, una de las psicólogas de esta universidad británica, ha asegurado al diario 'Telegraph' que "cuando agitamos un muñeco sobre nuestra cabezas y nos reímos, la mayor parte de los niños de entre 19 y 24 meses se dan cuenta de que es una broma y lo imitan". Por el contrario, cuando unos de sus investigadores trataban de pintar con el bolígrafo del revés, "era decepcionante ver que la mayor parte de los niños se daban cuenta de que era un error y lo corregían".
Este estudio, parte de un proyecto de diez años de duración, demuestra cómo los más pequeños adquieren el sentido del humor progresivamente y hace hincapié en la imitación de los padres en el aprendizaje de esta capacidad.
Han comprobado que los niños aprenden a hacer bromas graciosas utilizando su propio cuerpo, tales como sacar la lengua o jugar, tan pronto como comienzan a imitar a la gente de su entorno alrededor de los dos años. Sin embargo, el humor basado en elementos lingüísticos como las adivinanzas o los juegos de palabras comienzan a aprenderse en torno a los seis años de edad.
"Nuestra investigación muestra que la edad crítica para comprender el humor es el segundo cumpleaños", afirma Gattis y explica que "este descubrimiento nos ayuda a construir una cuadro detallado de cómo nos niños desarrollan la comprensión de la mente humana".