Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exjugador Aarón Hernández, condenado por asesinato

El exjugador de fútbol americano de los New England Patriots Aarón Hernández ha sido hallado culpable por asesinato en primer grado, un veredicto que conlleva la pena de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

El ex ala cerrada enfrentaba cargos por la muerte de Odin Lloyd, un jugador semiprofesional de fútbol americano, que fue hallado sin vida el 17 de junio de 2013 en North Attleborough, Massachusetts, 45 días después de su desaparición.
Además, el jurado también ha declarado culpable a Hernández por la posesión ilegal de municiones, lo que podría acarrearle una pena máxima de dos años de prisión; y por posesión de armas de fuego, un delito que conlleva una condena de entre 18 meses y cinco años de cárcel, según ha informado CNN.
Los elementos que han sido utilizados para condenar a Hernández han sido un vídeo, en el que se podía observar un objeto negro que parecía un arma, así como un cigarrillo de marihuana con el ADN del exjugador que fue encontrado cerca del cuerpo.
Más de 130 testigos acudieron al juicio. Su abogado había afirmado que su cliente sólo presenció el crimen y alegaba en su defensa que no supo como reaccionar ante el homicidio perpetrado por los otros dos acusados, Carlos Ortiz y Ernest Wallace, a quienes Hernández conocía.
La muerte de Lloyd tuvo lugar en Bristol, Connecticut, el 17 de junio de 2013. Su cuerpo sin vida presentaba 5 tiros. La víctima salía con la hermana de la novia de Hernández y, según la Justicia, el jugador orquestó su muerte.
Hernández se enfrenta --desde principios de año en Boston-- a acusaciones por los asesinatos de dos inmigrantes de Cabo Verde perpetrados en julio de 2012. En relación a estas muertes, también se ha declarado inocente.