Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Neumólogos piden a médicos de AP aumentar su formación sobre fibrosis pulmonar idiopática para mejorar el diagnóstico

Diversos neumólogos han solicitado a los médicos de Atención Primaria, con motivo de la reciente celebración de la Semana Internacional de la fibrosis pulmonar idiopática (FPI), una enfermedad crónica rara que progresa inexorablemente con una baja expectativa de vida (de entre tres y cinco años), que aumenten su formación para mejorar el diagnóstico.
"Los pulmones se endurecen y los pacientes no pueden realizar su actividad normal, conduciendo a una percepción de falta de aire. Al principio notan este síntoma cuando hacen ejercicio y, poco a poco, va progresando hasta limitar las actividades de la vida cotidiana", ha comentado la coordinadora del Grupo de Trabajo de Enfermedad Pulmonar Intersticial de Neumomadrid, Mª Jesús Rodríguez Nieto.
Se estima que unas 7.500 personas padecen fibrosis pulmonar idiopática en España y, dado el mal pronóstico, Rodríguez Nieto ha subrayado la importancia del diagnóstico precoz para que los pacientes puedan acceder a los tratamientos antifibróticos disponibles en la actualidad, que han demostrado enlentecer la progresión de la enfermedad.
Estos fármacos son eficaces desde las fases tempranas de la enfermedad. "Los neumólogos tenemos que trabajar con los médicos de Atención Primaria para que conozcan esta rara enfermedad y para que, ante algunos síntomas de sospecha (tos y falta de aire con el esfuerzo) junto con la presencia de un ruido crepitante en la auscultación (como el que hace un velcro al separarse), envíen al paciente al Neumólogo para estudio", ha apostillado.
Aunque los ensayos clínicos con estos medicamentos no fueron diseñados para ver su impacto en la mortalidad, Rodríguez Nieto ha recordado que ya hay datos de pacientes tratados con antifibróticos a largo plazo fuera de los ensayos clínicos que muestran una mejoría de más de dos años en la supervivencia.