Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pere Navarro, exdirector de Tráfico aprecia descoordinación: "La DGT y la Dirección General de Carreteras no se hablan"

Atribuye esta situación a que la seguridad vial y la movilidad no son competencia de un sólo ministerio, como en el resto de la UE
El exdirector general de Tráfico Pere Navarro ha señalado que España tiene un problema de coordinación entre sus departamentos en materia de seguridad vial y, como ejemplo de lo que ocurre en el país, ha destacado que los centros de gestión de la Dirección General de Tráfico (DGT) y el de la Dirección General de Carreteras, están separados y no se hablan.
"Uno gestiona el tráfico y el otro el estado de las carreteras y no se hablan. Si los juntásemos, además del ahorro económico que supondría, mejoraría la coordinación", ha apuntado Navarro durante su intervención en la jornada 'Factor humano en su globalización-causalidad-accidentes de tráfico', celebrada este viernes en el Congreso.
El exdirector ha relacionado esta situación con la falta de representación de España. Navarro ha indicado que en toda Europa quien lleva los temas de movilidad y seguridad vial son los ministerios de Transporte, mientras que en España Interior se ocupa de Tráfico, Fomento de las carreteras, Medio Ambiente de la movilidad y Energía de los vehículos en relación con el ahorro energético.
"Cuando Europa se reúne para hablar de Seguridad Vial hace reuniones de los ministros de Transportes y España no está representada", ha apuntado, para explicar que Fomento dice que ellos no llevan Seguridad Vial e Interior apunta que no puede participar en una reunión de representantes de Transportes.
Esta situación de descoordinación de competencias evita que el país tenga una ley de movilidad competente que, a su juicio, es el primer paso para tener buenas políticas de seguridad vial. Así, apunta que en Cataluña y País Vasco hay leyes de movilidad, mientras que en Andalucía se encuentra en proceso de tramitación. "Pero, a quién corresponde en el Gobierno crear una ley de movilidad a nivel estatal. No lo sé", ha apuntado.
La situación, según denuncia, llega hasta el punto de que la DGT no puede colocar una señal en las carreteras, ni poner un límite de velocidad en tramos específicos.
MENSAJES MÁS CLAROS A LA CIUDADANÍA
Otros de los puntos que el exdirector de Tráfico ha tratado en su intervención como medidas "de reflexión" es la forma de transmitir los mensajes a la ciudadanía, sobre todo en materia de velocidad y de consumo de alcohol y drogas.
En cuanto a los límites de velocidad, Navarro señala que la situación actual, en la que se determinan los niveles máximos en secundarias --100 o 90 kilómetros por hora-- en función del arcén no es un mensaje sencillo. "Habría que unificar los límites a 90, salvo tramos específicos, tal y como se recoge en el nuevo proyecto de reglamento", ha indicado, para señalar que, aunque va a salir adelante "se ha retrasado".
Del mismo modo, llama a cambiar el mensaje sobre el consumo al volante, pasando del "si bebes te puede matar, al si bebes puedes matar a otros". "Si mueres, se acaba todo, pero si matas a alguien todo cambia, lo vas a arrastrar el resto de tu vida", indica Navarro, quien cree que sería una campaña que implicaría "más responsabilidad y concienciación".
Por otra parte, ha propuesto como idea para evitar reincidentes que pierden el carné de conducir, premiar a quienes hagan los cursos de reciclaje con uno o dos puntos. "Sería motivación y a coste cero", ha apuntado.
PASTOR DESTACA LA I+D+I
El acto, en el que también se ha hablado de educación desde las aulas sobre seguridad vial y el contacto con asociaciones de víctimas y de usuarios, ha sido inaugurado por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, quien ha destacado la importancia de la investigación científica en el diseño de políticas y medidas en esta materia.
Además, ha pedido que se mejore en el desarrollo de indicadores que estudien la seguridad vial desde el factor humano, que permitan actuar no sólo en la reducción de la mortalidad, sino en qué significan los dolores y la discapacidad de personas que sufren accidentes y sus familias. "Sin duda hay que mejorar en estos indicadores que significan sufrimiento permanente para muchas personas", ha declarado.
Por último, ha pedido "consenso" para poder avanzar en otros aspectos que, a su juicio, aún están pendientes, como la mejora de los planes urbanos de prevención de accidentes, las reducción de siniestralidad relacionada con bicicletas o una mayor protección de los peatones, especialmente en cuanto a personas mayores y niños.