Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Navalcarnero se queja del despilfarro en ornamentos de mármol

Navalcarnero, a 30 kilómetros de Madrid y con 25.000 habitantes tiene un sinfín de ornamentos, todos de mármol o granito. E Ayuntamiento, del PP, reconoce que tiene una deuda de 80 millones de euros, mientras la oposición tilda el gasto en ornamentación de despilfarro.
El Ayuntamiento no ha ofrecido datos de cuánto se ha gastado pero afirma, y aporta imágenes antiguas, que los cruceiros y mobiliario urbano de granito son tradicionales de Navalcarnero, pero que desaparecieron con el tiempo y que los está reponiendo para recuperar el patrimonio. Lo cierto es que un simple paseo por el pueblo basta para contar hasta treinta cruces y muchos adornos de mármol. Bonito para algunos, inútil para otros. El alcalde de Navalcarnero, que gobierna desde 1995, fundó en 2006 una empresa de reciclado de mármol y otros materiales.