Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre de Nadia admite que la historia de su hija tiene "partes muy exageradas"

Fernando Blanco, el padre que ha recaudado más de 150.000 euros presuntamente destinados a operar a su hija Nadia, ha admitido este lunes que la historia que ha explicado hasta ahora tiene "partes muy exageradas".
En declaraciones a Espejo Públicos recogidas por Europa Press, ha justificado su relato "por temor a perder" a la niña, ha pedido perdón a todos los que se han sentido engañados y ha dicho que está devolviendo el dinero.
Blanco ha explicado que no llevó a su hija a un hospital de Houston, en Estados Unidos, sino que la trató con curanderos, y ha asegurado que también engañó a su mujer en este aspecto.
Preguntado por qué partes de la historia ha exagerado, ha señalado: "Que mi hija está muy enferma. Que está en riesgo de muerte. Esto dicen los médicos que no es verdad".
Sobre si viajó a Afganistán para buscar a un médico que vivía en una cueva, ha dicho haber estado en este país buscando a un médico, aunque ha admitido que el detalle de la cueva no es cierto.
Preguntado por el verdadero estado de salud de la menor ha dicho que "tiene una enfermedad rara que solo afectaba a la piel", y ha criticado que muchos médicos que la trataron ahora se han desentendido del caso.
Además, ha admitido que fue condenado por la Audiencia Provincial de Palma a cuatro años de cárcel por haberse quedado con 120.000 euros de la empresa en la que trabajaba: "Eso es algo de hace 30 años y no tiene nada que ver. Es otra cosa diferente", ha justificado.
CUENTAS BLOQUEADAS
El titular del Juzgado de Instrucción 1 de La Seu d'Urgell (Lleida) ha ordenado la inmovilización de las cuentas bancarias de Blanco y le ha solicitado que aporte "toda la información médica sobre la salud de la pequeña" para que sea examinada por un forense.
El objetivo es acreditar la existencia de la enfermedad de la menor, que según el padre sufre tricotiodistrofia, y por otra la gestión del dinero aportado para su cura en las sucesivas colectas que ha hecho el padre.
El juez ha tomado estas decisiones instado por la investigación emprendida por los Mossos d'Esquadra, después de que varias informaciones señalaran como falso el relato sobre las operaciones de la menor a las que se destinaban las donaciones.