Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Soy pívot en la NBA. Soy negro. Y soy gay"

Es Jason Collins, jugador de los Washington Wizards. A sus 34 años se ha convertido en el primer deportista estadounidense en activo en una liga nacional que revela su homosexualidad. De momento todo es apoyo. Pau Gasol ha celebrado en Twitter el coraje de su compañero, Kobe Bryant, ha dicho que se siente orgulloso de él...Pero el de Collins no deja de ser un caso excepcional porque en el ámbito del deporte ellas son más lanzadas: las tenistas Martina Navratilova y Amelie Maresmu eran lesbianas declaradas. En las pasadas olimpiadas de Londres sólo 21 atletas eran abiertamente gays y eso que competían un total de 12.000. Entre ellos este, Matthew Mitcham, australiano, saltador de trampolín. Besó a su novio al ganar una medalla pero la NBC censuró la imagen. Sólo esta foto atestigua el momento. Gareth Thomas, una figura del deporte británico, fue el primer jugador profesional de rugby de la historia en confesar que era gay. Lo dijo en 2009. Pero el pionero fue este hombre: Justin Fashanu, futbolista inglés, fue el primer deportista profesional que salió del armario. Lo hizo en 1990...No encontró precisamente apoyo. Era otra era...Acabó suicidándose al verse envuelto en un delito sexual. Jason Collins ha dado el paso en un momento muy diferente...El propio Obama le ha felicitado...Él ha agradecido que no le hayan dejado sólo en un camino, todavía, poco transitado.