Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La NASA capta un doble eclipse solar desde el espacio

El Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la NASA, captó tanto la Tierra como la Luna cruzando por delante del Sol el 1 de septiembre, en un curioso fenómeno sólo posible desde el espacio.

El SDO mantiene una vigilancia constante sobre el Sol, pero durante las temporadas de eclipse semestral, la Tierra bloquea brevemente la línea de visión del observatorio espacial cada día, una consecuencia de la órbita geosíncrona del SDO. El 1 de septiembre, la Tierra eclipsó el Sol por completo desde la persepectiva del SDO, justo mientras la Luna comenzaba a desplazarse delante de la cara del Sol. El final del eclipse ocurrió justo a tiempo para que el SDO captase las etapas finales de tránsito lunar.

En los datos obtenidos, se puede decir que las sombras de la Tierra y de la Luna se diferencian por sus bordes: la del planeta es difusa, muentras que la del satélite es precisa y definida. Esto se debe a que la atmósfera de la Tierra absorbe algo de luz del Sol, creando un borde mal definido. Por otro lado, la Luna no tiene atmósfera por lo que produce un horizonte nítido. 

Esta particular geometría de la Tierra, la Luna y el Sol tiene efectos sobre la visualización en el suelo. El resultado fue un eclipse simultáneo visible desde el sur de África. El eclipse fue conocido como un anillo de fuego, o eclipse anular, que es similar a un eclipse solar total, excepto que ocurre cuando la Luna está en un punto en órbita más lejos de la Tierra que el promedio. El aumento de la distancia hace que el tamaño aparente de la Luna sea más pequeño, de modo que no se bloquee toda la cara del Sol. Esto deja un brillante y estrecho anillo de la superficie visible solar, que se ve como un anillo de fuego.