Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticula una red que explotaba sexualmente a mujeres y les sometía a vudú

La Policía Nacional ha desarticulado una red dedicada a la explotación sexual de mujeres nigerianas que se ha saldado con la detención de seis personas, entre los que se encontraba una mujer que era la máxima responsable de la organización.

Las víctimas son mujeres nigerianas que tras llegar a España de manera ilegal eran obligadas a ejercer la prostitución en localidades próximas a Barcelona y en Málaga, según ha informado este domingo la Policía en un comunicado.
Las investigaciones comenzaron hace un año cuando una ciudadana nigeriana denunció a la policía francesa que una compatriota suya, que residía en España, la obligaba a ejercer la prostitución en la calle. Así, los agentes lograron llegar hasta la organización delictiva y descubrir a la cabecilla de la red que se asentaba en localidades próximas a Barcelona desde donde dirigía toda la actividad.
Mujeres con fuertes cargas familiares
Las labores de captación las realizaba otra mujer que recorría las zonas más deprimidas de Benin City (Nigeria) seleccionando a las posibles víctimas con padres o esposos fallecidos y con importantes cargas familiares a su espalda, a las que ofrecía venir a Europa para trabajar en la prostitución prometiéndoles que ganarían grandes cantidades de dinero.
Las víctimas eran sometidas a ceremonias vudú y a amenazas verbales y físicas (como mordiscos o quemaduras de hasta segundo grado producidas por una plancha).
Finalmente, los agentes han concluido la investigación con la detención de seis personas de nacionalidad nigeriana, entre las que se encuentra la principal responsable de la organización y se han realizado cinco registros domiciliarios, dos de ellos en España y otros tres en Francia.