Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mujer de 46 años, con estudios, casada o que vive en pareja y sin hijos, perfil del donante español

Una mujer de 46 años de edad media (51%), con estudios universitarios (52%), casada o que vive en pareja (63%) y sin hijos (48%), es el perfil sociodemográfico del donante en España, según los resultados del 'Estudio de la Colaboración de los españoles con las ONG y del Perfil del Donante 2016'. Además, el informe revela que el número de donantes ha aumentado cuatro puntos en dos años, llegando a los 9,3 millones de personas (el 24% de lla población).
El estudio, elaborado por la Asociación Española de Fundraising (AEFr), señala que el 12% (unos 4,5 millones de personas) de los donantes son socios de alguna ONG. Además, el porcentaje de donantes potenciales ha aumentado de un 5% a un 9% (6,3 millones de personas) desde 2014.
"Este dato es altamente positivo porque rompe la barrera del 20% de colaboración ciudadana en la que estábamos instalados desde el comienzo de la crisis", señala el presidente de AEFr, Jaime Gregori. A pesar del aumento, Gregori señala que los datos están "muy lejos" de los otros países europeos y apunta a la obtención de fondos y colaboración privada como "indispensable" para la sostenibilidad del Tercer Sector.
El informe contempla que las situaciones que causan mayor sensibilización en la sociedad española son la lucha contra el hambre y el desarrollo de los países pobres (35%) y la ayuda a la infancia (35%), seguido del apoyo a las situaciones de emergencia (18%) y la defensa de los derechos humanos (12%).
Según refleja el informe, entre los motivos para la donación un 57% dona porque "siente que es justo solidarizarse con los más necesitados", un 23% dona desde una perspectiva de justicia, "con el convencimiento de que se puede mejorar el mundo" y un 20% declara que su principal motivo para donar es "la satisfacción personal".
Sobre la elección entre una ONG y otra, el 43% elige la ONG porque les gusta la labor que realizan, el 37% que siente que puede ayudar y el 35% por la confianza que tienen en la ONG. Además, el 44% de los encuestados afirma que es probable que amplíe su colaboración en los próximos años.
Entre los principales frenos que muestran las personas para ser donantes son que sus necesidades económicas no se lo permiten (63%), porque prefieren colaborar de otras formas como en un voluntariado o donando ropa (57%), porque no confía en las ONG (56%) o porque no creen que sean los que tienen que ayudar económicamente, sino que debería de ser la administración pública (52%). Por ello, el 45% afirma que si mejorasen su situación económica sí serían donantes.
Las ONG siguen situadas en el primer lugar en confianza de los ciudadanos como las entidades más adecuadas para paliar los problemas a los que se enfrenta la humanidad, por encima de otras instituciones nacionales e internacionales, y muy por delante de gobiernos, empresas y partidos políticos.