Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere por sobredosis de drogas tomadas en su residencia universitaria

Muere por sobredosis de drogas tomadas en su residencia universitariaFamilia Williams

Miranda Williams era una estudiante de filosofía en la Universidad de Bristol, una estudiante brillante que truncó su vida tras fallecer por culpa de una sobredosis de droga. Su familia ha hablado ahora del dolor que ha sufrido por el suceso.

La investigación de la muerte de la joven inglesa ha determinado que los responsables de la residencia universitaria tuvieron que marcar hasta en cuatro ocasiones el número de emergencia, tal y como recoge Mirror. Y aunque la ambulancia no llegó hasta pasadas tres horas, el juez de instrucción ha dictaminado que la situación de Miranda no habría cambiado de haber llegado antes.
La estudiante de 19 años fue trasladada al King’s College de Londres con urgencia para recibir un tratamiento especializado, pero los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por su vida.  Además, al parecer se encontró una nota en la habitación de Miranda en la que relataba que quería quitarse la vida.
La madre de Miranda, Nikki Williams, ha querido rendir un homenaje a su hija a la que ha definido como “una hija brillante y hermosa, hermana y amiga. La amamos y estamos muy orgullosos de ella”.
“Ella era tan divertida y tuvo una forma de tomarse la vida tan original que dejó su marca en él, incluso con tan solo 19 años”, ha indicado Nikki. También, sobre la manera en la que ha muerto, ha asegurado que “la forma en que Miranda nos ha dejado nos ha roto a todos nuestros corazones y ha tenido un gran impacto en nuestra familia, amigos y comunidad”.
Finalmente se ha dado a conocer que la investigación realizada tras la muerte reflejó que Miranda, una talentosa y talentosa alumna de West Sussex, tenía antecedentes de ansiedad social y problemas de salud mental, incluyendo la depresión.
Tras mudarse a Bristol en septiembre para comenzar un grado de filosofía de tres años, Miranda buscó el consejo de un centro de salud estudiantil y se le prescribió un antidepresivo. Lo que finalmente le llevó a tomar la decisión de quitarse la vida.