Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere una mujer de 49 años a manos de su expareja en Madrid

Agentes de la Policía Nacional han encontrado a una mujer de 49 años fallecida, con evidentes signos de violencia y heridas de arma blanca , en un domicilio de la calle Islas Bermudas, en el distrito madrileño de Fuencarral. La policía ha confirmado que el presunto asesino, su expareja, ha confesado y ya ha sido detenido. Ambos son de nacionalidad española.

Sobre las 6 de la mañana, la Policía ha pedido ayuda a los Bomberos de Madrid para entrar en una vivienda, en el segundo piso de un inmueble de la calle Islas Bermudas y han accedido a él por la ventana gracias a una autoescala de los bomberos.
Allí han encontrado el cuerpo sin vida de una mujer de 49 años con evidentes signos de violencia y heridas de arma blanca. El equipo del Samur ha comprobado el fallecimiento y cree que llevaba, posiblemente, varias horas fallecida. Los psicólogos han tenido que atender a varios familiares y allegados de la víctima.
Fuentes de la Policía Nacional han confirmado que el presunto autor, que estaba en la vivienda, ya ha sido detenido. Fuentes de la investigación han dicho que era su expareja. El hombre, de unos 50 años, ha confesado el crimen. No tenía antecedentes ni órdenes de alejamiento. Ambos son de nacionalidad española.
El presunto autor de la muerte de la mujer estaba endeudado y llamó a su expareja para contarle que se iba a suicidar. La víctima acudió a verle a su casa, donde, según las primeras investigaciones, la retuvo y acabó con su vida.
Según el testimonio de vecinos del agresor, la situación económica del detenido era bastante complicada, tenía deudas con la Comunidad de Madrid e iba a ser desahuciado de su vivienda.
Cuando la pareja actual de la víctima veía que tardaba y no sabía nada de ella, se puso en contacto con la Guardia Civil de Tres Cantos para alertar de la situación.