Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Mossos justifican que interrogaron a dos detectives por investigar delitos que son competencia policial

Los Mossos d'Esquadra han justificado el interrogatorio a dos exdetectives de Método 3 por presuntamente extralimitarse en sus funciones al "investigar delitos que son perseguibles de oficio" por la policía catalana y que son de su competencia, han informado los Mossos este viernes a Europa Press.
Según publica 'El Mundo', se trata de los agentes privados Julián Peribáñez y Antonio Tamarit, que aseguran haber sido interrogados por su presunta colaboración con la Policía Nacional en la 'operación Cataluña' contra el proceso soberanista.
El interrogatorio fue realizado por agentes de la Unidad Central de Seguridad Privada, según el acta de declaración de los detectives publicada por 'El Confidencial'.
Los Mossos han asegurado a Europa Press que les interrogaron "por vulnerar la ley de seguridad privada", que prohíbe a los detectives privados investigar delitos que, por su carácter, se deben comunicar a las autoridades competentes, que en este caso era la policía catalana, según el cuerpo.
La policía autonómica ha subrayado que los detectives tenían el deber de enviar a la policía catalana toda la información sobre los presuntos delitos que estaban investigando, pero no lo hicieron.
Los detectives señalan que se les dijo que estaban siendo interrogados por una denuncia administrativa contra ellos, pero la policía catalana no ha confirmado si esta existe, y ha subrayado que, en todo caso, no es necesaria para citarles a declarar.
Según 'El Mundo', tras el interrogatorio los detectives presentaron una denuncia en el juzgado de guardia contra los Mossos por coacciones y amenazas y una contra la Secretaría General de Seguridad Privada de los Mossos por tráfico de influencias, aunque a la policía catalana no le constan.