Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Mossos dan por desmantelados a la 'Mafia K1' y los relacionan con 54 robos

Los Mossos dan por desmantelados a la 'Mafia K1' y los relacionan con 54 robosMossos d'Esquadra

Los Mossos d'Esquadra han dado por desmantelada la banda 'Lobos Callejeros' o 'Mafia K1' tras el arresto de 24 personas, y los relacionan con 54 robos violentos y con fuerza cometidos en Lleida, ha informado la policía catalana.

La operación 'Vampir' se llevó a cabo el miércoles en un operativo con 150 agentes después de que la Unidad Central de Grupos Juveniles Organizados (UCGJO) de los Mossos iniciara la investigación en verano tras diversas peleas tumultuarias en diferentes poblaciones de Lleida coincidiendo con fiestas populares.
Estas agresiones llevadas a cabo por un gran número de personas y ejecutadas de forma gratuita con un abuso de superioridad hacia jóvenes propiciaron el inicio de la investigación, que se intensificó en septiembre cuando se detectó un aumento de delitos en las calles de Lleida.
Tras las primeras indagaciones, los agentes determinaron que los autores de estos hechos eran miembros de una banda estructurada jerárquicamente llamada 'Lobos Callejeros' o 'Mafia K1', que se dedicaba principalmente a cometer robos y mantener reuniones diarias en la vía pública para controlar el territorio.
La doble denominación de la banda es fruto de su propia estructura jerárquica, donde los menores eran los 'Lobos Callejeros' y los mayores de edad y núcle duro el de 'Mafia K1', y utilizaba un patrón de funcionamiento propio de las bandas latinas y el control del territorio mediante la violencia, según las mismas fuentes.
Los miembros de la banda realizaban prioritariamente la ocupación de la vía pública en la Seu Vella de Lleida y en el eje comercial de la ciudad, donde hacían reuniones diarias, y de forma paralela ocupaban inmuebles de la ciudad extorsionando a los propietarios --que se convertían en lugares de reunión y almacenes--.
Los integrantes de la banda, que ascienden a una cuarentena, son casi todos de origen magrebí y adoptaban conductas miméticas de las bandas latinas, también en la estética, simboligía y funcionamiento, según los Mossos.
Los Mossos relacionan a los detenidos con 54 hechos delictivos, los más comunes los robos con violencia, robos en empresas y domicilios, así como hurtos en locales de ocio nocturno y del eje comercial de Lleida.
La operación culminó con 24 arrestos y la imputación de 17 miembros activos de la banda investigada, y los Mossos la dan por desmantelada evitando que el grupo se consolide en la ciudad.
Tras pasar a disposición del Juzgado de Menores, cuatro fueron ingresados en un centro, y de los mayores de edad, doce ya han ingresado en prisión.