Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los vecinos de Matalascañas aislados por el fuego de Moguer

Cortan las dos carreteras de salida de Matalascañas por el fuego de MoguerEFE

El Plan Infoca ha decidido el corte temporal de la A-483, en el tramo que discurre de El Rocío a Matalascañas en ambas direcciones para posibilitar el trabajo de los operativos en el control del incendio de Doñana que se declaró la madrugada del domingo y favorecer así una mayor seguridad de la ciudadanía en la zona de Moguer.

A su vez, a esta hora siguen cerradas también al tráfico rodado la otra vía de salida de Matalascañas, que une el núcleo costero con Mazagón, la A-494, entre los kilómetros 25 y 56, y la HU-3110, del kilómetro 0 al 7, y el Camino de Las Peñuelas, ha informado el 112 en un comunicado.
Por estos hechos, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha agradecido, a través de un comentario en Twitter, consultado por Europa Press, "la colaboración a la población de Matalascañas facilitando la labor de los efectivos contra el incendio del entorno de Doñana".
La dirección del Plan de Emergencias ha recomendado mantener la calma y seguir en todo momento las indicaciones de los operativos en el lugar que informarán, en caso necesario, los pasos a seguir en cada momento.
En el caso de que la carretera por la que deba discurrir esté temporalmente cortada, se debe permanecer en las viviendas o lugar en el que se encuentre cada persona y evitar el flujo de vehículos hacia las mismas. El dispositivo, a través de los servicios de tráfico destacados en la zona, irá informando puntualmente de los cortes y aperturas.
En cuanto a las personas realojadas, hasta el momento han sido albergadas tras su evacuación un total de 950, de las que 500 se encuentran en el polideportivo de Moguer, mientras que otras 300 lo están en instalaciones del Ayuntamiento de Almonte en Matalascañas y 150, en la aldea de El Rocío.
MEDIOS PARA LA EXTINCIÓN
Los medios de extinción que trabajan en estos momentos en el control del incendio por parte de Infoca son 200 medios humanos entre técnicos, agentes de Medio Ambiente y bomberos forestales, 12 vehículos de extinción y diez medios aéreos, junto con la Unidad Médica de Incendios Forestales (UMIF) y la Unidad Móvil de Meteorología y Transmisiones (UMMT), mientras que la UME mantiene 138 especialistas con 15 vehículos pesados de extinción. Bomberos del Consorcio Provincial, por su parte, dispone de 14 efectivos con siete vehículos, mientras que los servicios de extinción del consistorio onubense tienen 14 especialistas y cuatro vehículos de extinción.
En el lugar, además de los medios de extinción, se encuentran trabajando la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), la Unidad de Cuerpo Nacional de Policía adscrita a la Junta, la Guardia Civil, la Policía Local de San Juan y Moguer y el Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA). El GREA ha desplegado el Puesto de Mando Avanzando (PMA), junto al Puesto Avanzado de Incendios Forestales (PAIF), centro neurálgico de coordinación del operativo y en el que están representados los responsables de todos los medios y recursos de la Junta de Andalucía.
MÁS DE 1.500 LLAMADAS
El Centro de Coordinación de emergencias, Cecem 112, ha respondido hasta el momento un total de 1.592 llamadas de la ciudadanía solicitando información o asistencia en relación al incendio. Tan solo en la jornada del domingo se ha dado respuesta a 1.391 demandas de información de los particulares y vecinos de la zona.
El nivel 1 del Plan de Emergencias por Incendios Forestales de la Comunidad Autónoma (Plan Infoca), en su fase provincial, lleva casi 20 horas operativo, ya que el delegado del Gobierno de la Junta en la provincia lo activó a las 22,15 horas del sábado. Dicho nivel alude a aquellos incendios que pudiendo ser controlados con los medios de extinción previstos en el Plan, se prevé por su posible evolución, la necesidad de la puesta en práctica de medidas para la protección de las personas y de los bienes.