Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Educación recupera la Selectividad y la reválida de Primaria también será muestral

La Conferencia Sectorial de Educación, que ha reunido al ministro Íñigo Méndez de Vigo y a todos los consejeros del ramo, ha finalizado con un acuerdo casi unánime en torno al borrador del proyecto de Real Decreto-Ley que introduce cambios en las evaluaciones finales de la LOMCE. El responsable portavoz de Educación del PSOE en el Senado, Francisco Menacho, ha celebrado el acuerdo ya que "ha supuesto el fin definitivo a las reválidas en el sistema educativo en España, tanto en Primaria como en Secundaria".

En un clima más distendido que en anteriores ocasiones, el ministro y representantes autonómicos han alcanzado el acuerdo en torno a este texto, que ahora tendrá que pasar por el Consejo de Ministros y por el Pleno del Congreso de los Diputados para ser convalidado. El ministro espera que el Gobierno de luz verde a esta reforma de la Lomce este mes de diciembre.
Además, se ha comprometido a retirar los recursos contra varias comunidades autónomas por la aplicación de la evaluación final de Primaria el curso pasado por considerar que vulneraron la LOMCE. Asimismo, ha dicho que varios consejeros autonómicos le asegurado que "harán lo propio" con los recursos presentados por sus gobiernos contra las 'reválidas'.
"Es un buen día porque con un paso como éste se consiguen objetivos grandes como es el Pacto de Estado por la Educación", ha celebrado el ministro en la rueda de prensa posterior al encuentro con los consejeros, a los que ha visto "con ganas y confianza en lograr este pacto". "Es un buen día no porque haya acabado pronto, sino porque la coincidencia ha sido muy grande", ha apostillado

Méndez de Vigo ha explicado los cambios acordados con los consejeros implican no sólo que se suspenden los efectos académicos de las 'reválidas' de ESO y Bachillerato, sino también que tanto la de Primaria y ESO va a ser muestral y no censal como establece la LOMCE, ya que "la finalidad es diagnóstica".

También ha dicho que habrá un único título de la ESO, tanto para quienes aprueben los cuatro cursos de esta etapa como para quienes hayan cursado FP Básica y sus profesores consideren que están en condiciones de solicitarlo.

La evaluación de Bachillerato será, como se había anunciado, sólo para acceder a la Universidad. Los alumnos se examinarán de las seis materias troncales de segundo y no de las de los dos cursos de la etapa, las universidades serán las que realicen estas pruebas como hasta ahora y se mantiene el distrito único.

La diferencia con respecto a la antigua Selectividad es que los contenidos se adaptan al currículo de la LOMCE y que el ministerio, según ha dicho su titular, tiene "más competencias sobre la matriz de la prueba.

"Se trata de lograr a través de un decreto ley los mismos objetivos de mantener los elementos básicos de la educación en España y dar tranquilidad a la comunidad educativa, a los docentes y a las familias", ha subrayado el ministro, que también ha indicado que está "convencido" de que este acuerdo es un paso "importante" de cara al pacto y que mientras se negocia en la Subcomisión parlamentaria, este texto garantiza "certeza" sobre las pruebas. "La coincidencia ha sido altísima", ha celebrado.

Preguntado por si estos cambios en torno a las 'reválidas' son compatibles con la LOMCE, el titular de Educación ha defendido que se mantiene "la idea de troncalidad" porque el Gobierno controla el 65% de los contenidos y también se respeta las competencias autonómicas en este sentido. "Eliminar la tensión era el buen camino", ha insistido para añadir que el camino hacia el pacto es "largo y con obstáculos" y las evaluaciones era "el primero de ellos".

El primero de los consejeros en comparecer antes del ministro ha sido el asturiano, Genaro Alonso, que ha calificado el acuerdo de "éxito sin precedentes", igual que la consejera andaluza, Adelaida de la Calle, que se ha celebrado el acuerdo alcanzado por "todos" como paso previo al pacto educativo, sobre el que se ha mostrado "muy optimista".
Reacciones de los consejeros
El primero de los consejeros en comparecer antes del ministro ha sido el asturiano, Genaro Alonso, que ha calificado el acuerdo de "éxito sin precedentes" y ha avanzado que no sólo la 'reválida' de la ESO es muestral, sino que también lo será la de Primaria. Asimismo, ha indicado sobre la de Bachillerato que el Ministerio va a dejar en manos de las universidades estas últimas pruebas, tal y como se venía haciendo hasta ahora.
Por su parte, la consejera de Educación andaluza, Adelaida de la Calle, ha saludado el "acuerdo" alcanzado que permitirá modificar la Lomce para que la evaluación final de la ESO sea muestral y no censal y que la de Bachillerato se asemeje lo más posible a la derogada Selectividad, con exámenes sólo de las materias troncales de segundo y no de los dos cursos como establece la ley, y ha previsto que este es el camino que llevará a "conseguir" un Pacto por la Educación.
"Por fin hemos conseguido un 'no' a las reválidas y podemos olvidarnos todos de ese término", ha saludado la consejera, visiblemente contenta y optimista al finalizar el encuentro. De la Calle ha previsto que ahora en la orden reguladora se establecerán los criterios y que las competencias de las comunidades autónomas que "serán respetadas y acordadas en su totalidad".
Así, ha previsto que en lugar de la primera reválida, se harán "unas buenas evaluaciones" de carácter muestral y de diagnóstico, "sin alterar ritmo de nuestros niños ni jóvenes"; mientras que, con respecto a la de Bachillerato, la consejera andaluza ha dicho que esas pruebas de acceso a la universidad "van a ser las universidades las que la realicen de acuerdo al currículum de los estudiantes".
"Por lo tanto, tranquilidad, paz, sosiego y felicitación para todos", ha dicho la consejera, que ha visto en este acuerdo que "podemos caminar hacia un Pacto por la Educación". "Soy siempre muy positiva pero ese tipo de ambiente entre todas las comunidades, las de un signo, las de otro y el ministro, quiere decir que podemos conseguir ese pacto".
Euskadi no se suma al acuerdo
Euskadi no se ha sumado al acuerdo para reformar las reválidas porque, aunque reconoce que "se han dado pasos importantes" en el texto del Real Decreto consensuado. Tras reclamar, de nuevo, la derogación de la Lomce, se ha mostrado optimista con la posibilidad de poder lograr un Pacto Educativo, pero ha advertido de que hay que "respetar las competencias" de las comunidades autónomas.
Cataluña no está satisfecha
La consejera de Enseñanza de la Generalitat catalana, Meritxell Ruiz ha manifestado su disconformidad tras la Conferencia Sectorial porque, según ha dicho, "la voluntad de diálogo se ha quedado corta". "No estamos satisfechos", ha dicho. Ruiz ha explicado que en la reunión ha propuesto eliminar la disposición 38ª de la ley, que obliga a la Generalitat a pagar una plaza privada al alumno que no se le garantice el castellano como lengua vehicular en la red pública, y "la respuesta ha sido que no". "Las comunidades autónomas que no son del PP nos han dado su apoyo en esta posición, pero la respuesta del Gobierno ha sido no", ha detallado.
El PSOE celebra el fin de las reválidas
"No es una moratoria, sino sustitución definitiva de las reválidas por una prueba de carácter muestral y sin valor académico que permite hacer un diagnóstico al final de cada etapa", ha destacado Menacho, responsable portavoz de Educación del PSOE.
Menacho también ha subrayado que el PSOE y los gobiernos socialistas están ayudando a resolver "el problema urgente que sufrían miles de alumnos este curso". "La acción de los Gobiernos autonómicos socialistas permiten a nuestros alumnos saber que la estructura de la prueba será la misma que la PAU, será realizada por las universidades y garantizando el distrito único para toda España", ha añadido.
A juicio del responsable socialista, ha quedado claro que "el diálogo es la vía para resolver problemas en la educación". En esta línea, ha advertido de que fue precisamente "la falta diálogo" del Gobierno de Mariano Rajoy la que ha llevado "a esta injusta situación en los centros educativos".
En su opinión, con el acuerdo se ha dado "un paso más en la derogación de la LOMCE, que debe continuar desde el diálogo entre gobiernos, con comunidad educativa y fuerzas políticas en el Congreso". "Derogar la LOMCE es un consenso generalizado entre fuerzas políticas y una condición necesaria para lograr un Pacto de social y político por la Educación, como demanda la sociedad española", ha concluido.