Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Así es el durísimo viaje de los niños migrantes que viajan sólos a Europa

Niños como Munir de Afganistán, que habla por primera vez con su madre desde que dejó su casa. O niñas como Shaimae, refugiada siria en tránsito. Tiene 15 años. Historias durísimas. Niños migrantes que viajan sólos, sin familia. Son el 90 por ciento de los que llegan a Italia. En la mayoría de los casos, son adolescentes que deciden marcharse. Otras veces vienen buscando a sus padres y otras se quedan sólos por la dureza del viaje. Unicef denuncia el abuso que sufren, la explotación y la muerte de muchos de ellos durante el trayecto. Y no sólo eso. Cuando llegan a Europa sufren trabas y más trabas. Obstáculos para unos niños que tras el viaje han dejado atrás su infancia.