Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La imagen de la felicidad plena: es adoptado tras 832 días en hogares de acogida

La imagen de la felicidad plena: es adoptado tras 832 días en hogares de acogidaTwitter @daaebrown

Tras 832 días viviendo en hogares de acogida, es decir, la mayor parte de su vida, el pequeño Michael, de 3 años, ya es plenamente un Brown. Porque, por fin, se ha formalizado la adopción y compartirá apellido con la familia de Arizona, EEUU, que le ha traído la felicidad. Las imágenes de la celebración del momento han llegado a las redes sociales, donde los usuarios se han emocionado y han disfrutado de su inigualable sonrisa.

Solo tiene tres años, pero el pequeño Michael Brown ha pasado la mayor parte de su vida en hogares de acogida. Concretamente, dos años y 102 días. Una situación que ha condicionado su crecimiento y ha influido en su personalidad. Aunque por fortuna, en esta ocasión ha terminado por influir positivamente, porque desde febrero de 2015 la familia Brown, de Phoenix, Arizona, EEUU, llegó a su vida para transformarla y hacer que se sienta feliz, amado, e integrado plenamente dentro de la misma.
Antes, el pequeño mostraba su faceta más tímida y reservada, pero ahora no duda en dejar salir sus emociones para expresar su alegría y felicidad. Porque además, efectivamente, Michael ya comparte con su familia adoptiva el apellido.
El pasado martes 20 de diciembre se aprobó formalmente la adopción, un hecho del que todavía Michael no es plenamente consciente en toda su magnitud, pero que celebró por todo lo alto, como los Brown mostraron a todo el mundo a través de las redes sociales.
"Hay cosas por las que merece la pena esperar", afirma una de sus hermanas adoptivas, Dezhianna, quien subió a Internet las fotos del pequeño mostrando un cartel con esta misma frase al tiempo en que levantaba el puño en alto esbozando una sonrisa victoriosa.
"Su apellido ya era Brown (antes de la formalización de la adopción), así sabíamos que iba a ser así", explica Dezhianna en declaraciones recogidas por Mirror, dando cuenta de que Michael para ellos ya era parte de la familia desde que entró en sus vidas.
"Creo que verdaderamente no entiende qué significa ser adoptado. Simplemente sabía que lo era", afirma. Y es que Michael, antes de llegar hasta los Brown, había estado ya con otras dos familias de acogida hasta encontrar a la elegida.
Ahora, por su ternura, su inocencia y su alegría plena, la historia está dando la vuelta al mundo después de haber conmovido a las redes sociales.