Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Melania Trump, la nueva primera dama, entra en escena

Melania Trump, entra en escena, ya como mujer del presidente con dos propósitos firmes: el primero, su anunciada lucha personal contra el ciberacoso en las aulas y el segundo, de momento a la vista, el de emular el glamour y la elegancia de Jacqueline Kennedy con un vestuario casi idéntico. Preocupación por la imagen que no por el arte, impronta de su referente que se mantiene en algunas estancias de la Casa Blanca a pesar de estar poco más de dos años.

Primera dama entrante que, para muchos, tendrá otra en la sombra, su hijastra Ivanka, mano derecha de su padre en los negocios y, ahora, también, en el Despacho Oval.

Por delante de Melania un legado impecable, según analistas, el de Michelle Obama. A la que llegó a copiar en uno de sus discursos, "madre en jefe" como se ha autodenominado, a la que no sólo hemos visto bailar, cantar o fomentar una vida sana con una telegenia que supera en popularidad a su marido. También ofreciendo discursos combativos contra Trump que han dado pie, incluso, a que se hable de ella como posible candidata demócrata en 2020.

Horizonte que a punto ha estado de alcanzar Hillary Clinton. La primera mujer en disputar una carrera presidencial y la única con despacho propio y agenda sanitaria durante su etapa como primera dama. Activismo político sólo superado en su día, en su misma posición, por Eleanor Roosevelt, eso sí, dentro del contexto de la Segunda Guerra Mundial. Perfiles rompedores para un título no oficial en 228 años de historia democrática estadounidense, que sigue esperando a su primer caballero.