Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Médicos de familia reclaman más protagonismo ante la hepatitis C y alertan que aun hay muchos pacientes sin diagnosticar

La Sociedad Española de Medicina General y de Familia (SEMG) considera la Atención Primaria es clave para detectar y diagnosticar la hepatitis C y avisa de que, pese a que en España se han tratado ya a muchos pacientes, "sigue existiendo otro gran número pendiente de diagnóstico y con alto riesgo de transmisión".
Así lo ha asegurado el responsable del Área de Salud Pública de esta sociedad científica, Fernando Pérez Escanilla, durante su participación en una mesa sobre este tema patrocinada por Gilead durante el IV Congreso de la SEMG que se ha celebrado en San Sebastián.
Los expertos debatieron la importancia de la Atención Primaria para el diagnóstico óptimo de la hepatitis C a fin de limitar la progresión de la enfermedad hepática y evitar la transmisión de la infección a otras personas.
En ese sentido, han recordado que el perfil del paciente con hepatitis C ha ido evolucionando en España tras haber tratado en los últimos dos años los grados de fibrosis 2 o superiores, de manera que en 2017 hay un número elevado de personas que acuden a las consultas con un estadio F0-F1.
Por este motivo, es muy importante tratar de forma temprana a todos los pacientes que tengan hepatitis C, para conseguir no solo un beneficio clínico de la persona que se cure, sino una reducción en el riesgo de transmisión de la enfermedad y un ahorro en costes sanitarios, laborales y sociales en el futuro, según los expertos.
"El principal problema de salud con el virus de la hepatitis C es que es muy relevante en nuestra sociedad por dos razones: hay muchos pacientes que tienen la enfermedad y lo desconocen, y por la trascendencia que estos pacientes la transmitan al resto de la población", según Pérez Escanilla.
Durante la jornada, los expertos recordaron que el problema de salud pública por la infección es doble y por ello exige también un doble control, el de la bolsa histórica de pacientes infectados y el de los grupos actuales de riesgo, de ahí la necesidad del apoyo en la detección de los pacientes seropositivos para el virus de la hepatitis C, la confirmación de presencia del ARN del virus y el compromiso de ofrecer el tratamiento adecuado.
Por su parte, el jefe de Sección de Hepatología del Hospital General de Valencia, Moisés Diago, ha asegurado que el tratamiento de la hepatitis C ha experimentado muchísimos cambios gracias al aumento del conocimiento y de los tratamientos, que en los últimos dos años han permitido tratar a un gran número de pacientes con una tasa de curación del 98 por ciento.
Además, los expertos reafirmaron que el control de la infección por el virus de la hepatitis C tiene que ser un ejemplo de coordinación entre niveles asistenciales y de educación en materia sanitaria para evitar las conductas de riesgo.