Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Médicos de Santa Cristina apuntan a Sor María como la responsable de las adopciones

Sor Maríacuatro.com

SOS Bebés Robados celebra que se hayan despejado las dudas sobre si hay detención ilegal

Varios médicos que trabajaron en la clínica Santa Cristina en 1982 han apuntado a la monja María Gómez Valbuena, conocida como 'Sor María', como la única responsable de las adopciones que tenían lugar en este centro sanitario, unas manifestaciones claves para dirimir posibles responsabilidades penales en uno de los casos de bebés robados.
El juez Adolfo Carretero ha retomado la ronda de declaraciones a personal sanitario que trabajó en este centro sanitario en 1982. Las comparecencias se producen en el marco de la investigación judicial contra Sor María a instancias de una denuncia por el presunto robo de una niña en la Clínica Santa Cristina el 31 de marzo de 1982.
A pesar de que estaban citados seis médicos, sólo han desfilado ante el magistrado tres testigos. Entre ellos, figuraba la exadministradora del centro y posterior directora de la clínica y una médico residente que era ginecóloga.
A la salida de las declaraciones, el abogado Guillermo Peña, que representa a SOS Bebés Robados, ha destacado que de las manifestaciones se extrae que "la única que sabía cómo se hacían las adopciones era Sor María".
Así, ha recalcado que hoy se ha confirmado que de haberse producido los hechos denunciado por María Luisa Torres, la madre de una niña supuestamente robada, "no tiene explicación lógica la forma en la que actuaron en este hospital". Según los testigos, "Sor María era la única responsable de ese expediente de tramitación de adopción".
Las declaraciones de médicos continuarán el próximo martes y el viernes, lo que podría confirmar de nuevo la tesis de la acusación particular, según ha dicho el letrado.
Por su parte, una médico residente de la clínica ha recalcado a su salida que entonces nadie sospechaba nada de que se produjeran casos de robos. Además, ha insistido en que si lo hubiera sabido, hubiera denunciado los hechos. "Yo no lo hubiera consentido", ha destacado.
Nueva causa contra la monja
Al tiempo que se producían las manifestaciones, un grupo de madres que integran la asociación SOS Bebés Robados se han concentrado en los juzgados de Plaza de Castilla. En esta ocasión, las afectadas por estos casos se mostraban esperanzadas después de que la Audiencia Provincial de Madrid haya reabierto un nuevo caso que implica a Sor María.
Sobre el auto de la Audiencia, Peña ha recalcado que se trata de "un hito" muy importante, ya que a su juicio despeja las dudas que había hasta ahora sobre si las desapariciones eran detenciones ilegales, un extremo que confirma la Audiencia madrileña.
Además, ha destacado que sienta un precedente importante que supone un espaldarazo a la tesis de esta acusación, al igual que a la postura de la Fiscalía de Madrid.
El director de la Clínica Santa Cristina de Madrid, José Zamarriego, defendió el pasado septiembre ante el juez su inocencia. "Soy inocente, digo la verdad al juez y a todos", aseveró tras testificar.
Las diligencias se enmarcan en el procedimiento judicial que dirige Carretero contra sor María por el presunto robo de una niña en la Clínica Santa Cristina el 31 de marzo de 1982. Se trata de uno de los primeros casos de niños robados en los que madre, María Luisa Torres, e hija, Pilar Alcalde, se reencontraron casi 30 años después.