Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Médicos de Atención Primaria reclaman que el tabaquismo y su tratamiento se aborde como el resto de patologías crónicas

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) reclama que el tabaquismo necesita un abordaje multidisciplinar que incluya un tratamiento integral como el que tienen el resto de enfermedades crónicas, ya que provoca unas 60.000 muertes anuales.
"Lo ideal es que el tratamiento de esta enfermedad se hiciera como el abordaje de las demás patologías crónicas, como la hipertensión o la diabetes", según el coordinador del grupo de trabajo de Tabaquismo de esta sociedad científica, José Luis Díaz-Maroto, que ve recomendable que un médico y un enfermero por centro fueran especialistas en tabaquismo para que los fumadores no tengan problema a la hora de tratar su enfermedad.
El momento más adecuado para dejar de fumar es en el que existe una mayor estabilidad física y mental del fumador, ha añadido este experto, que reconoce que el paciente fumador debe estar muy motivado y será el médico de familia quien considerará la necesidad de un tratamiento farmacológico y le dará las pautas de actuación y consejos para conseguir el éxito.
De hecho, la literatura científica refleja que la combinación del tratamiento farmacológico junto con ayuda psicológica ofrece el mejor resultado, con un 40 por ciento de abandono del consumo del tabaco en el primer año.
El problema, ha explicado Díaz-Maroto, es que el tratamiento farmacológico no se puede recetar a todos los fumadores, ya que para embarazadas, menores de 18 años y personas que fumen menos de 10 cigarrillos diarios está desaconsejado.
Asimismo, también es importante explicar al paciente que dejar de fumar no es tarea fácil, y que las recaídas son muy frecuentes, fundamentalmente cuando los fumadores no están correctamente tratados.
Las tres principales causas de recaídas son: síndrome de abstinencia, depresión y aumento de peso. En el caso afirmativo de que hayan recibido tratamiento farmacológico, habrá que evaluar si ha sido el correcto y ver si se emplea el mismo medicamento u otro.