Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Máximos honores para Felipe VI durante su visita en Arabia Saudí

Dos gestos han demostrado la buena relación entre las Casas Reales de España y de Arabia Saudí: dos besos al llegar entre don Felipe y el rey de Arabia Saudí y la entrega al rey español de la máxima condecoración en ese país. Actos con los más altos honores, himnos con peor ejecución, pero gran acogida en el Palacio de Riad a don Felipe con 300 invitados, entre los que se encontraban altos cargos Esto es relevante y da muestra del peso de la visita porque en la cultura árabe, cuanta más importancia se da al invitado, mayor es el séquito con el que se le recibe.

En la delegación española, presencia del ministro de Fomento y de Exteriores y la secretaria de estado de comercio española, única mujer presente sin el atuendo obligatorio para las mujeres en este país. El Rey ha saludado, además, en la embajada a empresarios y residentes españoles en Arabia Saudí.

Este viaje es clave para los intereses de empresas españolas en la zona, y es una cita que ha generado polémica desde el primer momento por la situación de los Derechos Humanos en ese país. El Ministro de Exteriores, se ha comprometido a "evocar" los derechos humanos en algún encuentro con los representantes 
saudíes. De hacerlo ha sido a primera hora, porque se ha marchado a Bruselas sin reunirse con su homólogo saudí.