Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mato pide "responsabilidad" para mantener un sistema "viable"

Ana Mato visita un hospital en ZaragozaEFE

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha asegurado este martes que "en tiempo de cambio" es "natural" que los profesionales de la sanidad protesten y ha señalado que "todo el mundo tiene la oportunidad de decir lo que piensa", pero ha pedido "responsabilidad" a todos para garantizar un servicio de sanidad público "viable en el futuro". Estas declaraciones coinciden con el regreso de la 'marea blanca' a las calles después del parón en la huelga en las fechas de Navidad

En una visita al Hospital Infantil del Miguel Servet de Zaragoza, en compañía de la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, la ministra se ha encontrado con una protesta de trabajadores contra la centralización o privatización de laboratorios. "Lo importante es que entre todos, incluso con ellos y mediante el diálogo y el consenso, consigamos que nuestra sanidad sea viable en el futuro", ha subrayado a los medios.
Asimismo, Mato ha asegurado que "todos los consejeros de Sanidad, en todas las Comunidades Autónomas, están dialogando con todos los medios posibles" y ha pedido responsabilidad a los profesionales. "En esta época en que estamos pidiendo tantos esfuerzos, todos tenemos que ser responsables y juntarnos porque, hoy mas que nunca, tenemos que buscar soluciones para garantizar lo más importante, que es la salud para todos", ha apostillado.
Dentro del hospital, ha asegurado que desde el Gobierno se está trabajando para preservar el sistema de salud "en su totalidad para que siga siendo público, de calidad, gratuito y universal para todos los ciudadanos". Durante su visita, Mato ha agradecido a los profesionales de la sanidad, tanto médicos como enfermeras y enfermeros, que con "su solidaridad y esfuerzo" van a pasar esta Nochebuena "junto a los niños que lo necesitan".
"No se vende"
Tras realizar la visita a los niños hospitalizados, la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha atendido a los trabajadores que se habían concentrado a la salida del área de Cirugía pediátrica y antes las proclamas de 'La sanidad no se vende', Rudi les ha asegurado tajante que "pueden estar seguros de que la sanidad no se vende", pero ha apuntado que hay que hacer las reformas que permita que "la sanidad siga siendo gratuita y universal para todos".
Los sanitarios concentrados han protestado también por la eliminación de la paga extra de Navidad, a lo que Rudi ha replicado recordando que los políticos tampoco tienen paga extra. "Ya me gustaría tener dinero y pagar a todos, se lo pueden imaginar", ha señalado en respuesta a una sanitaria que le ha preguntado por el tema.
"Tomadura de pelo"
Mientras esperaban la llegada de la ministra Mato y la presidenta Rudi, la auxiliar de enfermería, Concha Peral, ha explicado que el colectivo ha tenido que afrontar unos recortes salariales "importantes" y ha calificado de "absolutamente obsceno e indecente, además de infame e insultante" que la ministra acuda al centro "a hacerse una foto hoy, el día de Nochebuena".
En declaraciones a los medios de comunicación ha asegurado que, con motivo de la visita, se les ha obligado a retirar todo tipo de carteles alusivos a recortes.
Amplicación de la jornada
En Valencia, la Conselleria de Sanidad y los cinco sindicatos con representación en la Mesa Sectorial (Cemsatse, UGT, CCOO, CSIF y USAE) han acordado incrementar en unos 40 minutos a la semana, lo que supone unas 58 horas al año, la jornada laboral de los profesionales sanitarios dependientes de la Agencia Valenciana de Salud. Asimismo, han firmado un pacto por el que se reduce en alrededor de un 30 por ciento el número de liberados sindicales.
Estas modificaciones, que entrarán en vigor el 1 de enero, afectan a todo el personal destinado en instituciones sanitarias dependientes de la Agencia Valenciana de Salud, incluyendo Atención Primaria y Especializada, centros de apoyo y complementarios, así como las unidades de gestión y dirección. También los dispositivos de atención sanitaria urgente y el Centro de Transfusiones de la Comunitat.