Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las excéntricas condiciones de un millonario para que sus dos hijas hereden su fortuna

Las hermanas Marlena y Victoria LabozInternet

El millonario estadounidense Maurice Laboz se murió a principios de este 2015 dejando un testamento envenenado aunque lleno de millones de dólares a favor de sus dos hijas, Marlena de 21 años y Victoria, de 15. Ambas tendrán que cumplir una serie de requisitos que su estricto papá dejó marcados si querían cobrar los 20 millones prometidos. De no hacerlo deberán esperar hasta cumplir los 35 años. Toda una muestra de control desde el más allá.

En el caso de Marlena, relata Mail Online, ha de casarse y que su futuro marido firme un acuerdo prenupcial renunciando a cualquier participación en los bienes de su esposa. Solo así podrá acceder a un anticipo de medio millón de dólares.

Además, si demuestra cierto interés por los estudios y logra terminar una carrera en una gran universidad se le adelantarán también 750.000 dólares, aunque antes deberá escribir un ensayo explicando en qué plantea invertir el dinero.  

La condiciones para la pequeña Victoria son un poco más difusas. Al igual que su hermana mayor, deberán seguir los consejos de su padre en el terreno personal y profesional ya que, de hacerlo, la herencia de su padre les proporcionará tres veces los ingresos que reflejen la declaración de la renta de las hijas.

Otra vía por la que podrán ir obteniendo parte de la herencia antes de los 35 años será si cuidan de sus hijos o de su madre Ewa (de la que Laboz se estaba divorciando). Cada mes de enero recibirán un 3 % de la herencia, aunque los hijos deberán nacer dentro del matrimonio.

Pero no crean que esto es todo. Porque Ewa, la viuda,  ha anunciado que impugnará el testamento ya que su divorcio con Maurice nunca llegó a tener forma jurídica.