Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Familiares y amigos despiden a Manu Leguineche en una misa funeral en Brihuega

Manuel LeguinecheEFE

Familiares, amigos, alcaldes y representantes de distintos partidos políticos de la provincia de Guadalajara, y conocidos del mundo de periodismo han despedido al periodista Manu Leguineche en una misa-funeral celebrado en Brihuega, la tierra en la que ha residido el ilustre escritor vasco de nacimiento pero afincado en La Alcarria hace casi un cuarto de siglo.

El oficio religioso se ha celebrado en la iglesia de Santa María de la Peña de Brihuega; allí, varios cientos de personas, entre los que se encontraban los hermanos y sobrinos del escritos así como la alcaldesa de Brihuega, Adela de la Torre, amiga de Leguineche, han dado el último adiós a este "periodista universal, humano y hombre cercano", palabras con las que se ha referido la regidora al periodista en declaraciones a Europa Press.
La familia ha dado las gracias a todos los asistentes, y en especial a todo el pueblo de Brihuega, pues "ha sido una homilía muy agradable", ha señalado De la Torre, desde donde se ha visto claramente el cariño de los briocenses por su vecino.
De hecho, tras conocerse su fallecimiento el municipio decretaba tres días de luto que finalizan este fin de semana.
En palabras a Europa Press, la alcaldesa de Brihuega se ha referido al cariño de Leguineche sentía por esta tierra y en especial por el municipio y las gentes de Brihuega. "Era donde él era feliz, aquí se encontró a si mismo y su esparcimiento. Era un hombre del mundo que encontró en esta comarca el entorno ideal", ha indicado.
Precisamente, ha sido en Brihuega donde ha tenido lugar la primera misa-funeral por Manu Leguineche, algo que según la regidora briocense ha sido porque "así lo ha querido su familia, que fuera en la tierra donde él ha tenido sus mejores momentos y vivencias y desde el Ayuntamiento hemos mostrado nuestra colaboración".
Manu Leguineche residía en el municipio alcarreño de Brihuega desde hacía más de dos décadas; en esta tierra se asentó y en ella escribió gran parte de sus grandes obras. Precisamente la plaza donde él tenía su hogar lleva su nombre. También contaba con el máximo reconocimiento de Castilla-La Mancha.
La próxima semana tendrá lugar otra misa funeral en el País Vasco, su tierra natal.