Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manos Unidas lanza su campaña contra el hambre 2017 centrada en el desperdicio y la especulación alimentaria

Manos Unidas lanzará durante los próximos días su campaña anual contra el hambre en el mundo que este año se centra en el desperdicio de alimentos, la especulación alimentaria y la agricultura sostenible y pedirá el compromiso de los ciudadanos.
Bajo el lema 'El mundo no necesita más comida. Necesita más gente comprometida', la ONG de la Iglesia católica difundirá la campaña a través de las redes sociales con el hashtag '#ComprometeteconManosUnidas' y celebrará numerosos eventos en toda España desde el próximo 31 de enero hasta el domingo 12 de febrero, día en el que se celebrará la Jornada Nacional de Manos Unidas.
Entre los invitados especiales de este año, se encuentran la subdirectora de la Fundación Caminos de Identidad de Colombia (FUCAI), Ruth Chaparro, y el misionero paúl y director de la Escuela de Agricultura de Nacuxa de Mozambique, Eugenio López García.
Además, otros 27 misioneros y expertos en desarrollo y lucha contra la pobreza, recorrerán estos días 51 ciudades españolas para compartir su experiencia de lucha contra el hambre a través de proyectos de desarrollo en algunos de los países más pobres del planeta.
Durante todo el año 2017, Manos Unidas hará hincapié en tres cuestiones esenciales y urgentes para acabar con la pobreza y el hambre en el mundo como son el desperdicio de alimentos, la lucha contra la especulación alimentaria y el compromiso con una agricultura respetuosa con el medio ambiente que asegure el consumo local.
Esta campaña se enmarca en el trienio de Lucha contra el Hambre (2016-2018) en el que Manos Unidas está trabajando para dar respuesta a las causas y problemas que provoca en el mundo. Para Manos Unidas, solucionar esta lacra pasa por acompañar a los más pobres, reforzar el derecho a la alimentación de los pequeños productores, contribuir al cambio hacia unos sistemas alimentarios más justos y educar para una vida solidaria y sostenible.