Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mandy Harvey, la cantante que perdió su audición y se negó a dejar de cantar

Para alguien que se dedica a la música, perder toda audición puede suponer el final de su carrera profesional. Sin embargo, Mandy Harvey rompió todas las normas y, aunque lleva sin oír desde los 18 años, no ha podido dejar a un lado su sueño de ser cantante.

Mandy se graduó en el instituto en 2006 y al poco fue aceptada en la universidad de Colorado, donde formó parte de un grupo de música junto con otros 14 estudiantes.
Durante su primer año, sin embargo, perdió la audición (110 decibelios) en ambos oídos, como resultado de un trastorno genético del tejido conectivo. Fue entonces cuando Mandy dejó la universidad y volvió a casa para dejar de cantar. Sin embargo, continuó tocando la guitarra con su padre.
Un día, mientras buscaba en Internet, Mandy y su padre descubrieron una canción titulada "Come Home" de OneRepublic. Su padre le sugirió que se aprendiera las letras para que pudieran hacer una grabación en casa y, aunque pensó que sería imposible, se esforzó todo lo que pudo. Cuando vio que era capaz de leer la música y cantar en clave, comprendió que nunca tendría que renunciar a su sueño.
Así las cosas, aunque su pérdida auditiva es profunda, su voz es perfecta y su pasión es tremenda. Con el apoyo de sus amigos, de su familia y su fe, Mandy sigue encontrando alegría y ganas de vivir en la música.
Fue en este año cuando la cantautora apareció en America's Got Talent donde cantó una canción original. La expectación del jurado y del público -al ver cómo cantaba sin audición- se podía palpar. Tanto es así que el juez Simon Cowell le dio el "timbre de oro", lo que le permitió ir directamente a las actuaciones en vivo. Pero, ¿cómo lo hace?
Mandy acabó desarrollando otro tipo de habilidades para conseguir debutar en su mundo: el de la música. Memoria muscular, sintonizadores visuales y, lo más importante, plena confianza en su tono han sido las claves que le han llevado a que el público se quede ojiplático cada vez que sube a un escenario.
En el programa, la joven explicó que "después de perder la audición, me di por vencida", dijo. "Pero quería hacer más con mi vida que simplemente renunciar". Contó que después de un período de parón en el mundo musical, aprendió a cantar de nuevo usando herramientas como "sintonizadores visuales", y añadió que tampoco usa zapatos para sentir el ritmo de una canción a través de las vibraciones en el suelo.
Antes de aparecer en America’s Got Talent, la cantante lanzó varios álbumes y ha actuado en sitios tan prestigiosos como The Kennedy Center. Ha asegurado en varios medios que canta para animar a otras personas y que eso le hace feliz. "Mi pasión, la razón por la que canto, es para poder decir, 'Oye, esto es lo que he hecho; espero que pueda animarte a hacer lo mismo".