Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Magistrada del Supremo "echa de menos más equilibrio" en los puestos clave de la judicatura

La magistrada de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo (de lo Social), María Luisa Segoviano, "echa de menos un poco más de equilibrio en los puestos clave o de máxima importancia de la carrera judicial".
Así se ha manifestado a preguntas de los medios justo antes de impartir una conferencia titulada 'Análisis de la jurisprudencia más reciente en materia de igualdad' en el primero de los 'Desayunos por la Igualdad' organizados por el Ilustre Colegio de Abogados de Oviedo.
La magistrada ha apuntado que "realmente no hay muchas mujeres" en los máximos puestos de la judicatura cuando "hoy en día" las mujeres representan "más del 50%" dentro la carrera judicial. No obstante, también ha señalado que el "acceso masivo" de las mujeres "es relativamente reciente" por lo que todavía sucede que los hombres "pueden tener más antigüedad" que sus compañeras cuando llega la hora de elegir a los candidatos para los máximos puestos de la Justicia.
Sobre la situación de la igualdad en el ámbito laboras, y especialmente en lo que respecta a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral; Segoviano ha aludido que en los convenios laborales se producen "vulneraciones muy sutiles del derecho a la igualdad".
En ese sentido, ha definido la Ley de Igualdad de 2007 como "muy ambiciosa y muy bien planteada", pero que a la hora de "trasponerla a las normas concretas no se ha desarrollado todo lo que se podría haber hecho". "Quizá se ha quedado un poquito corta", ha advertido.
Sobre este aspecto, ha mencionado una "cuestión que se está planteando mucho" en los últimos tiempos como es la del trabajo en fin de semana, "sobre todo en grandes superficies". Según ha explicado Segoviano, al exigir a los trabajadores de estas empresas trabajar en domingo en "muchas ocasiones" las mujeres que tienen reducción de jornada "se ven obligadas a trabajar". Así, lo conseguido con la reducción de su jornada laboral, "lo pierden al tener que trabajar en domingo".
Por último, sobre la reducción de jornada ha puesto de relieve que en las empresas grandes hay "menos dificultad" para la conciliación frente a las empresas pequeñas que cuentan "con muy pocos trabajadores" y donde se hace más "difícil" la conciliación para las mujeres ya que implica tener que imponer turnos o modificaciones de horarios al resto de empleados lo que significa alcanzar "un equilibrio algo complicado".