Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La seguridad dentro del Madrid Arena consistía en 38 vigilantes privados para más de 9.500 personas

El plan de seguridad contratado por la empresa organizadora del evento en el Madrid Arena consistió en 38 vigilantes de seguridad privada del Grupo Seguriber para un recinto al que acudieron miles de personas, según la investigación. Esta empresa ha informado que solo se encargó de controlar los accesos exteriores al recinto "en aquellas puertas señaladas por la empresa organizadora" y a la requisa de materiales no autorizados en estos mismos puntos. Por su parte, desde el ayuntamiento explican que se vendieron 9.650 entradas para un recinto con capacidad de aforo para 10.600 personas.

Estos 38 vigilantes privados pertenecen al Grupo Seguriber, según estas mismas fuentes. La empresa organizadora del acto, Diviertt S.L, remitió al Ayuntamiento de Madrid los datos del evento, concretamente a 'Madrid Espacios y Congresos', competente para dar el visto bueno.
En el apartado de seguridad se precisa que el Grupo Seguriber, va a encargarse de la "seguridad exterior y requisa", pero al menos en ese documento no se precisa el número de efectivos que se emplearán para ello, pese a que sí anticipa que a la fiesta acudirán "7.000 personas (aproximadamente)", una cifra que finalmente se vio superada en más de 2.500 personas.
Diviertt S.L incluye en el apartado de "Servicio de Orden" que la seguridad estará a cargo de Kontrol 34, S.L., con 75 operativos y precisa la palabra "(Interior)" de lo que se deduce que se refiere a la seguridad Interior del recinto. También cita al Grupo Seguriber al que le atribuye la "seguridad exterior y requisa".
No obstante, fuentes de la investigación precisan que esta empresa no es de seguridad y que esos 75 efectivos realizaban otras "labores auxiliares" (roperos, control de tickets, información para asistentes...).
De hecho en la inscripción de esta sociedad se establece que su objeto social es: "la organización y promoción de eventos musicales y promocionales; la gestión, administración, adquisición, promoción, construcción, enajenación, arrendamiento, rehabilitación y explotación en cualquier forma de solares, pisos, locales, terrenos...".
Por ello, y tras recalcar que esta sociedad se dedica a "labores auxiliares", las fuentes de la investigación consultadas por Europa Press, insisten en que el despliegue de seguridad se limitaba a los 38 vigilantes privados del Grupo Seguriber.
En esos mismos datos facilitados por Diviertt, S.L. al Ayuntamiento anuncian también que el servicio sanitario iba a correr a cargo de dos médicos y dos enfermeras además de dos ambulancias de transporte convencional, con dos técnicos de emergencias.
El juez decano de Madrid, José Luis González Armengol ha apuntado este viernes que los mecanismos de evacuación "tienen que estar previstos desde el inicio". Es por eso por lo que ha insistido en que el tema fundamental en el que se está centrando el caso es en la "falta de seguridad", con la presencia en la fiesta de "menores de edad y más gente de la permitida legalmente".
De este modo, Armengol ha recordado que la Policía Municipal "tiene las competencias ya que hay ordenanzas en materia de espectáculos públicos". "Estamos hablando de ilícitos administrativos por faltas muy graves. Todo ello ha propiciado una infracción legal. Ya hay diligencias por tres muertes y se verá si son intencionadas por incumplimiento grave en materia de seguridad o por imprudencia", ha apostillado.
A continuación, el juez decano de Madrid ha aseverado que se podrían desprender "responsabilidades civiles". "La primera de la empresa organizadora, y ya subsidiariamente de la Policía Municipal", ha añadido después de apuntar que existe la obligación de hacer las comprobaciones oportunas para ver si se cumplían las medidas de aforo. Es por eso que considera que podría haberse producido una "infracción muy grave en la Ley de Espectáculos".
El Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) ha denunciado el escaso número de agentes que, a su juicio, dispuso el Ayuntamiento de Madrid en el recinto del Madrid Arena la madrugada del pasado jueves.
El Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) ha denunciado el escaso número de agentes que, a su juicio, dispuso el Ayuntamiento de Madrid en el recinto del Madrid Arena la madrugada del pasado jueves con motivo de la celebración de la fiesta Halloween donde tres jóvenes perdieron la vida por una avalancha humana y ha defendido que la crisis económica no puede poner en riesgo la seguridad de los ciudadanos.
Seguriber vigiló "sólo en aquellas puertas señaladas por la empresa organizadora"
Por su parte, la empresa de seguridad Seguriber ha precisado este viernes, a través de una nota de prensa, que su personal sólo se dedicó en durante la fiesta Thriler Music Party a controlar que los asistentes accedieran al recinto Madrid Arena por las puertas de acceso designadas por la organización y a la requisa de materiales no autorizado "sólo en aquellas puertas señaladas por la empresa organizadora".
De esta manera, la seguridad en el interior del recinto, el control de entradas, petición de documentación y accesos por las puertas destinadas a organización y entrada de artistas eran responsabilidad de la empresa de seguridad contratada por la empresa organizadora y no del personal de Seguriber, ha destacado la empresa.
También han aclarado que Seguriber está contratada por la empresa municipal 'Madrid Espacios y Congresos' para gestionar la seguridad de los recintos de esta empresa con un dispositivo permanente que conlleva la vigilancia de estos edificios a lo largo de todo el año.
Así, han aclarado que en el caso concreto de la fiesta de la noche del miércoles el recinto estaba alquilado a la empresa 'Diviertt S.L' "y, como es habitual en estos casos, todo lo que tiene que ver con permisos, seguros y condiciones de celebración del evento son responsabilidad exclusiva de la empresa organizadora; incluida la contratación de un servicio de seguridad para el evento". "Esta seguridad en ningún caso se contrata a Seguriber", ha insistido la compañía.
No obstante, ha afirmado que está colaborando en todo lo posible con 'Madrid Espacios y Congresos' y las fuerzas de seguridad para apoyar la investigación de lo ocurrido.
Además, Seguriber ha expresado sus "más sentidas condolencias" a las familias de las fallecidas y ha trasmitido todo su apoyo a las familias de las dos jóvenes que permanecen hospitalizadas.