Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Concluye el recuento del Madrid Arena con 16.791 entradas vendidas

Tragedia en HalloweenEFE

El recuento judicial de las entradas vendidas en la fiesta de Halloween celebrada en el Madrid Arena en la que murieron cuatro jóvenes ha concluido este miércoles con la apertura de las ocho cajas, que contenían un total de 16.791 entradas vendidas, un 58% más del aforo permitido.

Así lo han indicado los abogados que representan a las familias de dos de las chicas fallecidas tras concluir el recuento, que ha tenido lugar en la sede de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. En concreto, la quinta urna contenía 764 entradas; la sexta, 3.000; la séptima 1.832; y la octava, 1.928. A ello habría que sumar las 9.257 recontadas en las primeras cuatro cajas.
De esta forma, los 16.781 tickets recontados supera con creces el aforo permitido de 10.600 asistentes en dicho recinto y las 9.650 entradas que Miguel Ángel Flores, propietario de Diviertt, la empresa encargada de la fiesta, aseguró haber vendido en sedes policial y judicial. Flores manifestó también que se emitieron 17.500 entradas y que se podrían haber colado cerca de 4.000 personas que provenían del botellón que se celebró en las afueras del recinto.
A la salida del recuento, el abogado Abdon Núñez, que representa a la familia de Belén Langdon, ha precisado que en el recuento no se incluyen las pulseras, las listas Vips, las invitaciones de los Dj ni las personas que se pudieron colar en el recinto. "Me parece lamentable. Con esto se superan las 20.000 personas en un local con aforo de 10.600", ha aseverado.
El abogado Felipe Moreno, que defiende a la familia de Rocío Oña, ha reseñado que "ha mentido tanto el organizador del evento como las personas que hasta ahora han declarado" en alusión a Carlos Manzanares, el dueño de Kontrol 34.
Asimismo, el abogado Abdon Núñez se ha pronunciado sobre unas imágenes del sumario en las que se observa cómo alguien abre una puerta de emergencia para permitir el acceso de más gente al recinto. Sobre este aspecto, ha indicado que parece ser que esa persona era de Seguriber, la empresa encargada de proporcionar la seguridad exterior del pabellón.
"Ahí no había urnas porque estaban en la puerta principal. Todo el que no entró por la puerta principal, su entrada no está contabilizada", ha precisado. Sobre estas imágenes, los abogados solicitarán al juez medidas cautelares para impedir más filtraciones a los medios.
Además, ha acusado a Diviertt de trasladar las urnas con las entradas para esconderlas y ha dicho que no tiene ninguna duda para sostener esa afirmación. "Las urnas estaban en otro edificio anexo. Si las urnas las manejaba Diviertt, que lo ha dicho él, quien las ha llevado ahí. No hay manipulación. La cadena de custodia comienza cuando la policía localiza las urnas", ha insistido.
"Una reunión de amigos"
Sobre la comisión de investigación, el letrado ha reconocido que no le ofrece ninguna garantía y ha recalcado que, a su juicio, "no sirve de nada". Además, ha insistido en que los que están compareciendo lo tendrán que hacer ante el Juzgado. "Parece más una reunión de amigos", ha criticado.
Por otro lado, el letrado ha recalcado que el juzgado está desbordado y ha advertido de que si no se le presta ayuda esta causa será interminable. De hecho, el juez pidió hace diez días al Consejo General del Poder judicial (CGPJ) que le dote de un juzgado Bis para que se pueda encargar de otras causas. "Esto puede ser interminable y un caos absoluto", ha recalcado.
Asimismo, ha señalado que esta tarde las acusaciones particulares se reunirán para decidir nuevas imputaciones, que se sumarían a las siete que ya ha pedido la Fiscalía de Madrid. En concreto, Nuñez ya ha solicitado que se impute a autoridades de la Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, entre ellos al jefe de la Policía municipal, Emilio Monteagudo.