Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Del Amo asegura que Flores movió las vallas por las que entraron cientos de jóvenes

Juicio del Madrid ArenaEFE

El que fuera coordinador de operaciones y proyectos de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), Francisco del Amo López, ha asegurado que el promotor de la fiesta de Halloween en la que murieron cinco jóvenes en el Madrid Arena, Miguel Ángel Flores, participó personalmente en la retirada de las vallas que abrieron el atajo por el que bajaron riadas de jóvenes a la pista de baile, sólo 45 minutos antes de la tragedia.

En la tercera sesión del juicio que por el caso que se celebra estos días en la Audiencia Provincial de Madrid, Del Amo, que estuvo esa noche en el Madrid Arena hasta las 3 de la madrugada, ha confirmado que Flores participó porque así se ha confirmado en las imágenes que se emitieron luego y porque iba de negro ese día.
Pero la declaración del responsable de Madridec --empresa pública responsable del pabellón-- se ha centrado especialmente en cuestiones sobre el aforo y seguridad de dicho evento. Así, ha explicado que para el pabellón Madrid Arena se calcula un aforo entre 4.000 y 5.500 personas, pero que dependía del evento.
Respecto a la trágica fiesta de Halloween, ha asegurado que estuvo "intentando averiguar" los datos de previsión de público "lo antes posible" para dar la información a la Delegación del Gobierno y al Ayuntamiento de la capital. "Le preguntaba casi a diario (a Flores)", ha apuntado.
Finalmente, ha revelado que Madridec comunicó unas 7.000 personas como aforo de seguridad y el departamento de Arquitectura de la empresa municipal dio un aforo máximo de 10.000 personas. Pero Flores nunca le comentó el número de entradas vendidas, ni incluso el día de la tragedia, en los que ambos compartieron varias horas allí.
"Sí es verdad que cada vez que comenzaba un evento y venía Flores yo le preguntaba si el evento había ido bien o mal, pero nada más. Pensábamos que si la asistencia era inferior a 10.000 no habría problema. Aunque estuvimos dos semanas intentando averiguar el número de público", se ha quejado Del Amo.
Sin embargo, minutos después, a preguntas del abogado de una de las acusaciones, ha justificado este hecho en que "en el mundo de los conciertos la gente te da la información del aforo a última hora".
El responsable de Madridec ha reconocido que le bastaba con lo que le comunicara Flores, aunque no diera datos concretos, porque "era un cliente habitual desde 2005" y no habían tenido "ningún problema". "Nunca jamás tuvimos el más mínimo incidente", ha sostenido.
También ha admitido, a preguntas de la fiscal, que a este promotor no le pedían certificados de ventas de número de entradas antes del evento, como a otros, pero sí posteriormente, por cuestión de cobros.
PLAN DE AUTOPROTECCIÓN
Otro de las cuestiones en las que ha discrepado Del Amo con Flores es que mientras que el segundo afirmó ayer en el juicio que Madridec "jamás" le mostró un plan de autoprotección, el primero ha asegurado este mediodía que envió correos a la promotora indicando que podía elaborar, si lo necesita, un plan de autoprotección; y si no lo requería se tenía que acoger al que ya tenía el recinto. "Se han hecho planes específicos de autoprotección en otros eventos deportivos. Pero en este evento no sé si se hizo", ha apuntado.
El excoordinador de Madridec ha concretado que si los promotores de eventos concertados en el Madrid Arena no elaboran y presentan un plan propio, "siempre se acogen al plan de autoprotección del recinto", unas instrucciones enviadas por el departamento comercial. "Se utilizaba el plan de autoprotección y código técnico de edificación y la seguridad contra incendios se utilizaba siempre la más restrictiva", ha dicho.
Por otro lado, Francisco del Amo ha indicado que el aforo del Madrid Arena está sectorizado por plantas, incluso en las fiestas de Diviertt --la empresa de Miguel Ángel Flores--, algo que "le corresponde controlar al promotor, que para eso se le da los planos del aforo por planta". Pero esta cuestión "no se supervisa por parte de Madridec", ha admitido ante las insistentes preguntas de una letrada de la acusación.
De hecho, ha llegado a justificar de cierta manera que no se controlara el aforo por plantas alegando que en este tipo de eventos con varios conciertos el público entre "poco a poco, a goteo, y les dejan circular por todo el recinto y luego ya restringen por planta". "Era su responsabilidad controlarlo. Es lo que ellos hacen en las discotecas. Hay clickadores, gente que cuenta, y hoy en día hay sistemas que cuentan hasta el metro cuadrado de baldosas", ha apostillado.
En otro punto del interrogatorio, Del Amo también ha negado que dijera a Flores en alguna ocasión que las instalaciones tuvieran licencia de multiusos y ha reconocido que el empresario podía dar órdenes a Seguriber --la empresa de seguridad de Madridec-- sobre cuestiones de seguridad de la fiesta durante su transcurso, algo que el promotor negó ayer, e incluso sobre la apertura de puertas.
El coordinador de Madridec también ha dejado caer que Miguel Ángel Flores "siempre se quejaba de la empresa de Seguriber" porque decía que "no le gustaba la seguridad uniformada". "También se quejó de cuando el contrato de seguridad lo llevaba Seguritas. Pero él sabía que la empresa de seguridad que gana el concurso público es la que hace seguridad en los recintos de Madridec", ha zanjado.
Entre otras cuestiones, Francisco del Amo ha contado durante el juicio que oyó quejarse a Cándida Jiménez, encargada del dispositivo de la Policía Municipal en la dramática fiesta, de "falta de efectivos".
En otro momento dado, ha indicado que las llaves para abrir los portones de los recintos las tenía Seguriber y que nunca había visto a un promotor imprimir tantas entradas de más, en alusión al hecho de que Flores reconoció ayer que mandó imprimir 17.500 entradas de la fiesta aunque, en su opinión, no llegaron a entrar más de 10.000 en ningún momento.