Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez recibe el informe policial sobre la tragedia del Madrid Arena

Entrada del recinto Madrid ArenaGTres

El juzgado Número 51 de Madrid, que investiga los hechos acaecidos en la fiesta de Halloween celebrada en el Madrid Arena y que provocaron la muerte de cuatro jóvenes, recibe este martes el atestado policial del caso. El magistrado instructor del caso ha decidido mantener el precinto del recinto en previsión de futuras diligencias.

Por otro lado, la Fiscalía de Madrid investigará si las irregularidades administrativas detectadas en la fiesta de Halloween podrían haber tenido incidencia en la muerte de las cuatro jóvenes con motivo de la avalancha que tuvo lugar en el interior de este recinto municipal por causas que aún se desconocen.
Los investigadores, en el marco de sus pesquisas, han estado visionando horas de grabación de las cámaras de seguridad, tanto del interior como del exterior del recinto ubicado en la Casa de Campo.
A partir de ese visionado, los investigadores se centran en analizar las causas que permitieron la entrada masiva de personas sin control en el momento en el que iba a comenzar la actuación central de la noche a cargo de DJ estadounidense Steven Aoki. A juicio de la Policía, esta fue la causa que generó la avalancha mortal en uno de los pasillos colindantes del Pabellón Madrid Arena.
Decenas de interrogatorios
En los últimos días, el Grupo V de Homicidios ha llevado a cabo decenas de interrogatorios, según otras fuentes, que indican que se ha citado a todo el personal de seguridad contratado por la empresa organizadora, es decir, tanto los 38 vigilantes privados y como los 75 auxiliares que se encontraban en el recinto.
Además también han declarado asistentes a la macrofiesta e incluso familiares. Entre los testimonios recabados, estas fuentes destacan el de un joven que se encontraba en la pista central del pabellón y que relata que se movían "como olas" y que no era posible desplazarse de forma autónoma. Este tipo de revelaciones vendría a reforzar las sospechas de la Policía que apuntan a que se superó la capacidad de 10.600 personas de aforo permitido en el recinto.
De hecho, una de las primeras investigaciones que inició la Policía fue la de certificar el número total de entradas vendidas por lo que cuestionaba así el dato de los 9.650 tickets vendidos, según dijo la empresa organizadora del evento.