Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fiesta del Madrid Arena, un concierto extraordinario sin regulaciones, ni licencias

La macrofiesta era considerado por la ley un concierto extraordinario, es decir un evento realizado en un edificio que originalmente no está pensado para ese uso. El control del aforo tenía que ser riguroso para más de 2.000 asistentes. En este caso era 10.000 personas que fluian incontrolables por todos los espacios sin delimitación.