Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sobreaforo y falta de organización de la fiesta, causas de la tragedia del Madrid Arena

El Fiscal Jefe Provincial de Madrid, José Javier Polo, ha asegurado este lunes en la sede del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que el sobreaforo y la "ausencia absoluta de organización y control de seguridad" fueron los ejes principales de la tragedia del Madrid Arena.

Del mismo modo, Polo ha señalado que el botellón realizado por los asistentes a la macrofiesta de Halloween del Madrid Arena del 1 de noviembre de 2012 a las afueras del recinto "no influye" en el resultado final de cinco fallecidas por la avalancha producida en uno de los vomitorios.

 Así lo ha expresado Polo durante la presentación de la postura del Ministerio Fiscal en el caso del juicio del Madrid Arena, donde del mismo modo ha señalado que "no hay prueba que determine que la conducta de la Policía Municipal aquella noche contribuyera al trágico resultado".

 "Los hechos se producen el 1 de noviembre de 2012 y la instrucción finaliza en 2014", ha señalado Polo, quien ha afirmado que "durante dos años se produjeron diligencias para conocer los hechos y ver a quién se debía imputar".

Además, el Fiscal Jefe Provincial de Madrid ha asegurado que el sobre aforo producido en el recinto fue una "concausa" en el resultado final, ya que "no es la única causa".

Para Polo, a esto hay que añadir "una ausencia obsoleta en coordinación de seguridad", prevista para un escenario "falso" que se había establecido en función de la capacidad del Recinto.

Tal y como recoge el escrito definitivo del juez Eduardo López-Palop, se produjo un "exceso de aforo" en el recinto, cuya capacidad es de 10.620 personas mientras que para la fiesta se llegaron a vender en torno a 23.000 entradas. Polo ha asegurado que "se verá durante el juicio la forma de computar el aforo".

Por su parte, el Fiscal Superior de Madrid, Jesús Caballero Klink, ha querido mostrar su "inequívoco compromiso con las víctimas y sus familiares" de la tragedia, a quienes ha asegurado que dicho compromiso "se acentúa" por las circunstancias de los hechos y la edad de las víctimas.

Caballero Klink ha afirmado que se trata de un "juicio muy complejo", por lo que se han destinado dos fiscales "con dedicación exclusiva para tener la mayor de las garantías.

Por otra parte, el Fiscal Jefe Provincial de Madrid, José Javier Polo, ha asegurado que el Madrid Arena "no fue un accidente" y que "fue evitable" ya que la calificación jurídica que se ha adoptado es la de homicidio imprudente, es decir, "que los acusados son personas que con su falta de intervención contribuyeron a dicho resultado".

En este sentido, Polo ha señalado que cuando se trata de este tipo de delitos, la ley establece una única pena, ya que la omisión produce un conjunto de delitos "y se castiga como una única pena".

Por ello el Fiscal Jefe Provincial de Madrid ha reiterado la pena de 4 años de prisión solicitada para el promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, por cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y treinta delitos de lesiones por imprudencia así como la inhabilitación de 6 años para participar en actividades relacionadas con el delito.
 
Polo y Caballero Klink han asegurado que la pena de Flores les parece "legal" y que pedir más años sería "ilegal", contraria a la ley, y no se podría poner. Conlleva la inhabilitación especial.

También ha señalado que los dos médicos --Simón Viñals Pérez y Carlos Viñals Larruga-- están acusados de imprudencia profesional "porque no llevaron a cabo todos los medios necesarios".


EL PROCESO JUDICIAL

 La causa tendrá lugar finalmente en la sección séptima de la Audiencia Provincial a pesar de que en un principio se calculó que iba a tener que trasladarse a otro edificio por la falta de espacio.

De este modo, se celebrarán sesiones en la 'sala Cero' de la Audiencia Provincial todos los martes, miércoles y jueves hasta el día 4 de febrero para el interrogatorio de los acusados y las cuestiones previas. A partir del 9 de febrero está previsto que comience la prueba testifical, a la que acudirán más de un centenar de testigos.

Para el juicio, el Ayuntamiento de Madrid cambió el equipo jurídico con el objetivo de diferenciar la defensa de las personas físicas de las personas jurídicas dadas las distintas consecuencias para unas y otras.

El Consistorio optó por cuatro letradas con "amplia experiencia en procesos colectivos y vinculados con la Administración".


EL JUICIO EN CIFRAS

Las sesiones del juicio se celebrarán los martes, miércoles y viernes de cada semana y se iniciará con las 'cuestiones previas', por lo que se estima que el caso --que consta de 43 tomos y 14.800 folios-- que de "visto para sentencia" la última semana del mes de mayo.

En total, serán 15 los acusados del caso, cuatro los responsables civiles directos y cinco los responsables civiles subsidiarios. Respecto a las acusaciones, se personarán siete particulares y dos populares (Grupo Socialista del Ayuntamiento de Madrid y el sindicato Manos Limpias).

Pasarán por la Sala de Vistas más de un centenar de testigos entre familiares de las víctimas, testigos presenciales de los hechos, familiares y efectivos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, entre otros.