Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Madrid no alquilará "nunca más" ninguna instalación municipal para macrofiestas

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha afirmado que hará "lo que esté en mi mano para que no vuelva a suceder" la tragedia del Madrid Arena y ha anunciado que el Ayuntamiento de Madrid no alquilará "nunca más" ninguna instalación municipal para macrofiestas. Según fuentes de la investigación, la avalancha entró sin control al recinto para ver al DJ principal y la Policía investiga si se vendieron más de 9.650 entradas.

"Nunca más ni cederemos ni alquilaremos ni consentiremos un evento como el del miércoles", ha señalado Botella, quien ha indicado que, mientras ella sea alcaldesa las instalaciones municipales "nunca más" serán alquiladas para este fin "porque la vida humana es lo más importante", ha dicho en rueda de prensa convocada de forma urgente en el Ayuntamiento.
   Para la alcaldesa, el "riesgo es demasiado grande" cuando se "juntan" en "un sitio cerrado demasiado alcohol" y calor, entre otras cosas, y ha asegurado que su interés es el de estar al servicio de los madrileños, de las personas que visitan la ciudad y de todos los españoles. "Voy a hacer lo que esté en mi mano para que no vuelva a suceder", ha apostillado.
   En este sentido, el delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, ha señalado que trasladará el anuncio de la alcaldesa al consejo de administración de la sociedad Madrid Espacios y Congresos, para la aprobación del proyecto de presupuestos que hay que remitir a la Delegación de Hacienda, para la supresión de estos eventos.
   De esta manera, se ha hecho referencia al concierto del DJ alemán de música electrónica Boys Noize, previsto para este jueves 8 de noviembre en el Pabellón Satélite, conectado al Madrid Arena, que ya se suspendió en la mañana de este viernes.
   No obstante, ha matizado que sí que se podrán celebrar conciertos que no sean de estas características, en los que se celebre con butacas, sillas o gente sentada. "No tienen la misma consideración y, por lo tanto, las mismas consecuencias", ha indicado.
   Así, Calvo ha insistido en que todos los eventos que estaban previstos realizarse con Diviertt, y "todos los eventos que se habían hablado con cualquier otra empresa", incluida una para antes de Fin de Año, quedan suspendidos.
   El inspector jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo, ha asegurado que al Cuerpo no le consta la existencia de entradas falsas y ha matizado que la función de los agentes era la de evitar aglomeraciones, ya que el control de acceso correspondía a la empresa organizadora del evento, que también debía velar por que no entrasen menores al recinto.
    También ha detallado que el dispositivo policial, cuya actuación quedaba restringida al exterior, estuvo compuesto por 16 agentes policiales, presentes dos horas antes del evento, y otros 24 en un perímetro de 50 metros, a los que habría que sumar la coordinación con Policía Nacional.
   El dispositivo de seguridad de la empresa organizada estaba formado por 35 vigilantes de seguridad de la empresa Seguriber, que controlaban el acceso al recinto, y otras 75 personas dentro. Éstos, de la empresa Control 34, no eran vigilantes de seguridad sino que fueron contratados para hacer comprobaciones, como por ejemplo, que no hubiera menores de edad en la sala.
El juez decano de Madrid asegura que el aforo se superó
   En una rueda de prensa improvisada en los Juzgados de Plaza Castilla este viernes, el juez decano de Madrid, José Luis González Armengol, ha asegurado que el aforo de la fiesta del Madrid Arena "superó con creces lo legalmente permitido" y que se permitió la entrada de "menores de edad".
   Asimismo, ha dicho que de los hechos se podrían derivar "posibles responsabilidades civiles, tanto por parte de la empresa organizadora como subsidiariamente por parte de la Policía Municipal".
   Armengol ha apuntado que, conforme a las fotos vistas en Internet, "el aforo de la fiesta ha podido superar con creces el permitido" y ha señalado que los jóvenes "estaban completamente pegados". Respecto a la investigación judicial, el decano ha señalado que puede ser "compleja" porque hay que analizar los testimonios relativos al tema de las bengalas.
   "La persona desalmada que lanzó la bengala ha podido propiciar las aglomeraciones", ha añadido. Armengol ha insistido en que el tema fundamental en el que se está centrando el caso es en la "falta de seguridad".
   De este modo, Armengol ha recordado que la Policía Municipal "tiene la competencias ya que hay ordenanzas en materia de espectáculos públicos". A continuación, el juez decano de Madrid ha aseverado que se podrían desprender "responsabilidades civiles", siempre hablando desde la presunción de inocencia. "La primera de la empresa organizadora, y ya subsidiariamente de la Policía Municipal", ha añadido.
Una avalancha de gente entró sin control al recinto
   Una multitud considerable de personas accedió sin control al recinto para presenciar la actuación del DJ Steve Aoki, prevista para las 3.00 horas de la madrugada. Según han informado fuentes de la investigación, se produjo una avalancha de personas entre las cuales había muchas sin entrada y que aprovecharon el tumulto para acceder al recinto.
   Las mismas fuentes consultadas precisan que en ese mismo instante, buena parte de la multitud de gente que ya se encontraba en el interior procedía a ocupar instancias superiores del recinto. Estos dos movimientos colapsaron zonas del Madrid Arena instantes antes del lanzamiento de efectos pirotécnicos como bengalas lo que desató el caos que dio lugar a la tragedia. De hecho, la Policía Científica ya ha encontrado una bengala tras la primera inspección ocular del lugar.
   Asimismo, la Policía Nacional investiga el número de entradas totales que se vendieron para determinar si se superó el aforo del recinto con capacidad para 10.600 personas, según han informado dichas fuentes.
   El Juzgado de Instrucción 51 de Madrid ha abierto diligencias previas por los hechos sucedidos, como ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en un comunicado.
   En cuanto a las dos jóvenes ingresadas por la avalancha, no han presentado mejorías en las últimas horas en su evolución clínica y se encuentran estables dentro de la máxima gravedad, según han informado fuentes hospitalarias.
La Comunidad de Madrid examinará si se cumplió la legalidad en la fiesta
   El consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno de Madrid, Salvador Victoria, ha señalado, tras una visita al centro de ejecución de medidas judiciales El Lavadero, ha dicho que hay que tratar todo el asunto "con prudencia" y esperar a ver qué concluyen las investigaciones de la Policía y el Ayuntamiento de la capital.
   Según Victoria, hay que analizar si se cumplió la normativa en cuanto a los requisitos que establecía la licencia, es decir, el "aforo, acceso de menores, el control de identificación de las personas o el control de los elementos que se pudieran introducir" y "esperar" a las investigaciones.
   Por su parte, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha indicado, tras presentar en el Puerto de Navacerrada el dispositivo invernal para garantizar la movilidad, que "hay que esperar" a las investigaciones judiciales para saber "qué es lo que se produjo y por qué" en el Madrid Arena y ha añadido que "hay que confiar en que esa investigación contribuya al esclarecimiento de los hechos".
   Por último, el sindicato Manos Limpias ya ha presentado una denuncia en los Juzgados de Plaza de Castilla contra la Empresa Diviertt.SL, contra el vicealcalde de Madrid y contra los que lanzaron las bengalas que propiciaron la avalancha de gente.