Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía municipal recibió el aviso del Madrid Arena a las 4 de la mañana

El informe municipal encargado por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el pasado 1 de noviembre tras los sucesos del Madrid Arena ha sido presentado este jueves y detalla que "en ningún momento" se comunicó a la Policía Municipal, ni por parte de la organización del evento ni por los asistentes, la existencia de incidentes en el interior del Madrid Arena hasta el momento posterior de los trágicos sucesos.

Por otro lado, dicho informe relata que la Policía Municipal recibió el aviso a las 4 de la mañana y se personó en el lugar de los hechos, donde se encontraron con un vigilante de seguridad que aseguró que no tenía "conocimiento de ningún incidente".
"La noche del 31 de octubre en ningún momento se comunicó a la Policía Municipal la existencia de incidentes relacionados con el interior del Madrid Arena, ni por parte de la organización ni por asistentes al evento, hasta el momento posterior al trágico suceso", señala el documento, facilitado este jueves a los medios de comunicación.
Según el informe, a requerimiento de la Policía Municipal, el vigilante acompañó a los agentes al túnel donde se encuentra el botiquín, constatando que "se encuentran estacionadas siete ambulancias y un todoterreno, todos ellos del Samur". En el interior del botiquín, otro vigilante de seguridad informa al agente que el Samur está atendiendo a tres personas y que otra se encontraba en otro lugar, sin precisar dónde.
Se da la circunstancia, como recoge el informe, que la empresa Seguriber elaboró un plan específico de vigilancia, con 38 vigilantes de seguridad y dos coordinadores, estos últimos encargados de la seguridad exterior del recinto. De los 38, 6 vigilantes estaban en el interior del edificio y uno de ellos en el centro de control de cámaras de Madrid Arena.
Las funciones de la Policía era la regulación y ordenación del tráfico en los aledaños del Madrid Arena, el encauzamiento de los flujos peatonales y evitar la venta ambulante, el consumo de alcohol y otras sustancias y la reventa de entradas. Por otro lado, el aforo del Madrid Arena señalado por Madrid Espacios y Congresos es de 10.620 personas.