Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madrid se tiñe de orgullo, fiesta, reivindicación… y mucha seguridad

Comienza el dispositivo de seguridad del World Pride. Alrededor de 2000 agentes de policía van a blindar la ciudad. España sigue en alerta 4 antiterrorista y este año el despliegue de la Policía Nacional es inédito: unidades antidisturbios, agentes de paisano, brigadas de caballería y grupos especiales de operaciones de alto riesgo.

Todos ellos controlarán azoteas, revisarán el subsuelo y vigilarán plazas y accesos. Así se hará durante los diez días de fiesta en la capital. La policía local controlará otros ámbitos para que todo discurra con normalidad. Los barrios de Chueca y Malasaña estarán cerrados al tráfico, ni coches ni camiones podrán acceder, sólo servicios de emergencias tendrán habilitadas algunas vías.

En los más de 200 conciertos que se van a celebrar habrá un acceso controlado donde se realizarán controles de mochilas y exhaustivos cacheos. El colofón final será el desfile del sábado 1 de julio que irá desde Atocha hasta Colón. Allí se vigilará sobre todo a los conductores de las carrozas para que no se cuele nadie a los mandos de un vehículo pesado.

A Madrid van a llegar 2 millones y medio de personas esta semana. Estaciones de tren y aeropuertos también están en el punto de mira. Toda precaución es poca para que Madrid se convierta en el lugar más seguro para celebrar la fiesta mundial del Orgullo.