Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Madrid, lejos de conseguir una buena convivencia entre bicis y coches

Centro de Madrid. Hora punta de un día cualquiera. Coches a la derecha, coches a la izquierda, y en medio una bicicleta tratando de abrirse paso. Ejecutivos, estudiantes, turistas o simplemente aficionados a las dos ruedas circulan con miedo por Madrid, una ciudad que todavía no está acondicionada ni preparada para desplazarse en bicicleta. Los más atrevidos se meten entre la selva de coches, pero para los conductores no hacen más que entorpecer. Y por la acera es muy habitual ver bicicletas circulando. Lo que acaba provocando otro conflicto, con el peatón. Hace dos años que Madrid intentó sumarse a la moda europea de incorporar la bici como medio de transporte. Bicimad fue una auténtica revolución, pero además de mejorar el servicio, los expertos creen que hace falta rediseñar las calles para poder incorporar la bici al estilo de vida de los madrileños. Bicicletas que empiezan a formar parte del paisaje de una gran urbe que, pedaleando, podría reducir atascos y contaminación.