Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La seguridad de Madrid Arena no vio necesaria una nueva inspección del aforo durante el evento

El Ayuntamiento de Madrid no alquilará "nunca más" ninguna instalación municipal para macrofiestasEfe

El inspector jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo, ha asegurado este viernes en rueda de prensa que la dirección de seguridad de Madrid Espacios y Congresos "no aconsejó" que fuera necesaria una nueva inspección del Madrid Arena en relación con el aforo durante la celebración del concierto porque "no parecía que hubiera ningún problema".

De la misma opinión se ha mostrado el delegado de Economía y presidente de Madrid Espacios y Congresos, Pedro Calvo, que ha asegurado que los profesionales de la empresa municipal "no tuvieron la sensación de que se sobrepasara el aforo", lo mismo que le trasladó el personal de Samur y Policía Municipal una vez sucedidos los hechos.
Monteagudo ha explicado que la Policía Municipal realizó una inspección antes del evento, junto con personal de Madrid Empresas y Congresos y Policía Nacional y, aunque no se llevó a cabo una nueva segunda durante la noche, se estuvo en permanente contacto con la dirección de seguridad de Madrid Arena.
Por su parte, el delegado de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Antonio de Guindos, ha detallado en la misma rueda de prensa que se estableció un nivel de riesgo por encima del que requiere un espectáculo como el de la pasada madrugada, considerado de riesgo medio al contar con seguridad privada. Aun así, el Ayuntamiento, siguiendo el protocolo existente desde 2008, envió efectivos como si el evento fuera de alto riesgo.
Monteagudo, por su parte, ha detallado que el dispositivo de los agentes locales, cuya actuación quedaba restringida al exterior del recinto, estuvo compuesto por 16 policías municipales, presentes dos horas antes del evento, y otros 24 en un perímetro de 50 metros, a los que habría que sumar la coordinación con Policía Nacional.
De Guindos ha defendido que no hubo avisos de que hubiera problema alguno hasta pasadas las 4 horas. "No hubo avisos (hasta entonces) de la responsabilidad privada del evento ni de Madrid Espacios y Congresos. Tampoco nos consta comunicación alguna a Policía Nacional y Samur hasta las 4.12 horas, que es cuando se produce la primera comunicación" con los servicios de emergencias, ha concretado.
Respuesta de emergencia en "seis minutos"
De Guindos ha asegurado que desde esa primera llamada pasaron "seis minutos" hasta que una unidad del Samur empezó a atender a una de las víctimas y que a las 4.27 minutos todas las afectadas por la avalancha estaban siendo tratadas.
Por otra parte, en la misma rueda de prensa, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha destacado que la empresa organizadora temía un equipo médico, como recogía el contrato firmado, y que si se deduce de la investigación judicial que "no era el adecuado", el Ayuntamiento se personará en el caso como acusación particular.
Sobre la posible presencia de bengalas en el recinto, el delegado de Economía y presidente de Madrid Espacios y Congresos, Pedro Calvo, ha señalado que eso lo establecerá la investigación policial y que el control de acceso recaía en la seguridad contratada por la empresa Diviertt, al igual que la entrada, de modo que, si entraron menores con DNI de otras personas o sin ellos, la responsabilidad es de la organizadora y "tendrá que atender a sus responsabilidades".
En cuanto a las entradas, Calvo ha detallado que el Ayuntamiento ha reclamado a la empresa que se encargó de su control, Dator, información sobre las mismas. Lo ha hecho mediante el envío de un burofax.